Cuauhtémoc, el granero de Chihuahua

EL HERALDO DE CHIHUAHUA.

Cuauhtémoc, el granero de Chihuahua

 

CHIHUAHUA,Chih.-Por su vocación agrícola, Cuauhtémoc es considerada la tercera economía del estado de Chihuahua y por lo tanto sus tierras fértiles le han dado el apelativo de “el granero del estado”, que enriquecen las tres culturas que confluyen en el mismo lugar.

Lo anterior se ha logrado gracias a hombres visionarios que con su temple en el trabajo, hicieron posible que del ya legendario rancho de San Antonio de los Arenales, surgiera la pujante ciudad de Cuauhtémoc, como la tercera economía del estado de
Chihuahua.

Situada a los pies de la impresionante Sierra Madre Occidental, la ciudad de Cuauhtémoc es Señora de las tempestades, donde Belisario Chávez, líder agrarista con muchos arrestos, luchó por la dotación de tierras para su gente y donde desde los albores de 1922, los menonitas llegados de Canadá empezaron a trabajar las inmensas llanuras que tiempo atrás, habían servido para que pastara el ganado perteneciente al latifundio Zuloaga, convirtiéndolas así en codiciadas tierras de cultivo en las que se producen impresionantes cosechas de semilla, especialmente avena y maíz, por lo que a pulso se ha ganado el título de Granero del estado, tierra que como dijera el doctor Francisco Barba Barba en su poema llamado A Cuauhtémoc y la Región: “Pintarán de verde el páramo inicial que se encontraron esos hombres de mágicas hechuras”

El Noroeste del estado tiene las mejores tierras para la agricultura y la fruticultura, con precipitaciones pluviales arriba de la media estatal, independientemente de los pozos profundos, por lo que no es raro que se le llame a esta zona: El Granero del estado.

EL SEGUNDO HOGAR DE TARAHUMARAS

La difícil situación económica por la que pasan los Tarahumaras, aunado a la cercanía con Cuauhtémoc, han propiciado que cientos de ellos se establezcan en la región para trabajar, principalmente en las huertas de manzana.

En la Sierra Tarahumara habitan cuatro etnias: Tarahumara, Guarojíos, Tepehuanes y Pimas, quienes habitan en lo que se denomina alta y baja tarahumara. Se distinguen por su idioma que es diferente.

Debido a diversos problemas entre los que destaca el económico los tarahumaras emigran a diferentes partes. Uno de los municipios que cuenta con una colonia de tarahumaras es Cuauhtémoc en donde habitan aproximadamente 100 familias, algunos se han establecido ya para quedarse a vivir y otros siguen viajando en temporadas a sus comunidades de origen.

Miles de rarámuris acuden a Cuauhtémoc en Agosto y Septiembre a trabajar como jornaleros en el desaije y pizca de las huertas de manzana.

LOS MENONITAS, HISTORIA DE CASI UN SIGLO

Los menonitas son otra de las culturas de Cuauhtémoc. Sus raíces son la alemán y la holandesa, primero decidieron establecerse en Canadá y décadas después, arribaron a Cuauhtémoc un 8 de marzo de 1922, ellos son los menonitas, gente de tez blanca, altos y ojos azules.

Su capacidad de trabajo de calidad era reconocida mundialmente y tras llegar aquí en ferrocarril, negociaron con el presidente de la República. General Álvaro Obregón “hacer productivas varias hectáreas que hasta el momento no se utilizaban

En principio, como las tierras eran de la familia Zuloaga hubo que negociar: la entrega de 100 mil hectáreas pues pertenecían al latifundio de la Hacienda de
Bustillos.

Los menonitas inician trabajando esas tierras con siembra de maíz, trigo y frijol pero lo que más favoreció de acuerdo al clima fue la siembra de avena, la que con el tiempo convirtió en la cosecha más intensa de la región haciendo de este municipio el granero del estado.

EL QUESO DE LOS MENONITAS SURGIÓ EN CHIHUAHUA

El delicioso queso menonita o también llamado queso Chihuahua tiene su origen en los años 30, cuando los menonitas lograron establecerse empezaron a producir a través de la leche y con una rudimentaria técnica holandesa.

Primero empezó para autoconsumo y su sabor fue entrando entre el gusto de la gente y se popularizó tanto que se extendió en todo el país.

Se dice que quien propició que el queso menonita se extendiera por el estado fue el comerciante Don Luis Lara Leos, quien venía desde ciudad Juárez y como tenía muy buen acercamiento con la comunidad mormona de Casas Grandes tuvo un acercamiento posterior con los menonitas de Cuauhtémoc.

Al llegar a la región menonita, le llamó mucho la atención la producción de queso con una técnica tan rudimentaria pero de una muy buena calidad, se le ocurrió la idea de elaborar un queso con una técnica y calidad que pudiera ser aceptado por toda la comunidad Chihuahuense y pudiera ser comercializado.

Para tal efecto invita a un amigo mormón de Casas Grandes apellidado Coll, con quien después de un recorrido por la zona menonita y encontrado buena disposición de los mismos, establecieron una fábrica de queso elaborado con una técnica mixta, compuesta por la técnica holandesa de los mennonitas y por la técnica norteamericana del estado de Utah de los mormones, para en 1936 crear lo que ahora conocemos como queso mennonita o queso Chihuahua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *