ENOTURISMO UNA OPCIÓN PARA CHIHUAHUA

 

M.C Jessica Ileana León Gutiérrez – Brío Agropecuario

En la búsqueda de entretenimiento, diversión, desarrollo de nuevas formas de ocio, hábitos y costumbres, el hombre ha recurrido a distintas actividades que emanan de la oferta turística de una localidad o región (Pérez et al., 015a). Es por ello que el turismo además de ser un sector muy dinámico que está adaptándose a los gustos y demandas de los viajeros, en la búsqueda de experiencias (Vieira et al., 2013), también se le ha venido considerando como un recurso de gran potencial para destinos turísticos maduros y específicos (Prat y Cànoves, 2014), sobre todo áreas rurales geográficas (Pérez et al., 2015b).

Muchas regiones del mundo están desarrollando el enoturismo o turismo del vino por tratarse de importantes productores de vino y este tipo de turismo les permitiría mayores rentas. Este turismo se estructura, frecuentemente, a través de rutas turísticas del vino que pretenden dar a conocer la producción vitivinícola local, muchas veces con denominación de calidad, combinando visitas a viñedos y bodegas con catas comentadas de vinos. Además, existe el atractivo paisajístico de las regiones.

 

En México, y a pesar de haber sido el primer territorio Americano con cultivo de la vid, la cultura del vino y la práctica del enoturismo son fenómenos relativamente recientes, lo cual, implica una oportunidad invaluable para incrementar la oferta turística de nuestro país.

La Secretaría de Turismo anunció algunas líneas de acción y políticas públicas encaminadas al apoyo de los productores de vino del norte de México, a fin de consolidar los principales retos y áreas de oportunidad de la industria vitivinícola, la que actualmente se integra por más de 200 bodegas y productores independientes de uva para vino, de ellos el 97% se ubican en las principales zonas vitivinícolas del país, como: Baja California (zona más reconocida por la elaboración de vinos), Coahuila, Querétaro, Zacatecas, Guanajuato y Aguascalientes (Celaya, 2014; Grupo Fórmula, 2015).

Chihuahua es tierra productora de vinos, algunos relativamente nuevos y otros que ya alcanzan a la quinta generación que cultiva y vinifica los vinos de gran calidad. La producción de Vino es algo que se está dando con éxito ya que se cuenta con varios lugares donde se cultiva vid entre ellos esta, Bachíniva, Delicias, Sacramento, Encinillas, Cuauhtémoc  y Chihuahua capital. Así mismo ya cuenta con vinificadoras de vino de alta calidad, en las cuales se encuentran bodegas como, Bodegas Pinesque (Municipio y Estado de Chihuahua), Vinos de Casa Chávez (en Delicias), Bodegas Valles Villalpando (en Parral), Casa Boutique Reyes Mota y Bodegas Encinillas
(80 kilómetros de Chihuahua capital y a 200 de Ciudad Juárez)

 

El vino chihuahuense es un asunto que tiene poca difusión, a pesar de sus elevados méritos, y hasta es motivo de asombro para muchas personas que ni siquiera saben que existe. El enoturimo o turismo del vino es una oportunidad para el Estado de atraer público que les intenterese, conocer en mayor profundidad las tradiciones y la cultura vinculadas a la vinificación y la vida en el campo.

 

MEXICO Y EL ENOTURIMO

El enoturismo en México se encuentra en una fase inicial, enmarcado por el reconocimiento nacional e internacional de la calidad de los vinos y el gusto de experiencias enológicas únicas.

En su aspecto contextual, en México se destinan alrededor de 31.5 mil hectáreas, principalmente en Sonora, Zacatecas y Baja California. A  nivel estatal, la principal entidad productora de uva es Sonora, con un volumen de 266 mil 107 toneladas, principalmente Uva de mesa que representa una participación de 76.2 por ciento; Zacatecas, 43 mil 931 toneladas, tanto uva de mesa, como industrial; asimismo, en Baja California se generan 17 mil 891 toneladas y en Aguascalientes, 11 mil 641 toneladas, principalmente uva industrializada, La uva también es cultivada en Coahuila, Chihuahua, Durango, Guanajuato, Querétaro y San Luis Potosí, entre otros estados.

La capacidad productiva de vino nacional no lo ubica entre los diez mayoritarios a nivel internacional (López y Sotelo, 2014), dado que en comparación con los países que compite aporta solamente 0.38% de la producción mundial, lo que le lleva al lugar número 24, ubicándolo muy por debajo de países como España, Francia, Italia, Estados Unidos, Argentina, Alemania y Chile (Ruiz, 2014).

Durante 2016 el consumo de vino en nuestro país, registró un incremento del 10%, al alcanzar los 89.5 millones de litros; sin embargo, sólo el 30% corresponde a la producción nacional. (El economista 2016), pesar de que el consumo per cápita de vino en México sigue siendo bajo (750 mililitros per cápita) en comparación a otros países como España (20 litros), Italia (37 litros) o Francia (47,7 litros), el crecimiento sostenido que ha presentado en los últimos años permite tener una visión optimista de que existe una buena oportunidad de negocio en México para los productores.

El 59% de los consumidores mexicanos privilegian el vino tinto, seguido por el vino blanco (14%), espumoso (12%) y el 15% restante se divide en las demás clasificaciones.

CHIHUAHUHUA  EL TURISMO Y LA VINICULTURA

Chihuahua es el estado más grande de México en el que se tiene  regiones desérticas, como las dunas de Samalayuca, en Ciudad Juárez; la zona arqueológica de Paquimé, con construcciones impresionantes Patrimonio de la Humanidad; Parral, una de las ciudades con más monumentos de México; el tren Chepe, en la sierra Tarahumara con un recorrido de 14 horas que atraviesa 11 municipios, uno de ellos es la ciudad de Cuauhtémoc, que alberga una importante comunidad menonita con su propio corredor comercial, la región manzanera, junto con la ciudad Guerrero. También la zona de Creel, que es Pueblo Mágico, y las Barrancas del Cobre, con los famosos cañones de Tararecua, Urique y el propio Cañón del Cobre.

Las aportaciones económicas para el Estado de Chihuahua en relación al turismo son Alrededor de 11.000 millones de pesos (unos 550 millones de euros). En el Estado de Chihuahua los visitantes son extranjeros ya que representa en turismo internacional en un 15%, entre ellos se encuentran, alemanes, ingleses, españoles, canadienses y Españoles.

La vitivinicultura en el estado de Chihuahua inició en la década de los 1940s, con varios viñedos en la zona de Delicias. Aunque la uva proveniente de estos viñedos inicialmente se utilizaba para hacer vino, poco a poco fue cambiando a producir brandy, hasta que en los 1970s poco a poco fueron desapareciendo para dar paso a otros cultivos.

Mientras tanto, desde los 1960s, un grupo de personas, entre ellos algunos inmigrantes italianos, entre los que se encontraba Don Gastone Guglielmina, se reunían para hacer vino de manera artesanal, e incluso llegaron a tener pequeños viñedos.

Aunque durante los 1990s y principios de la década del 2000 algunos productores independientes plantaron sus viñedos, fue hasta el año de 2009 cuando, tras una iniciativa de Desarrollo Económico del Estado de Chihuahua, A. C., se empezó a formar un grupo vitivinícola con productores interesados en la vid y el vino. Apoyados por la Facultad de Ciencias Agrotecnológicas de la UACH, se diseñó un experimento para plantar las mismas variedades en 16 regiones diferentes del estado.

Posteriormente se fundó el Sistema Producto Vid Chihuahua, A. C., organismo que agrupa a los productores de vid en el estado de Chihuahua, y canaliza apoyos, ofrece capacitación y vinculación.

El Sistema Producto Vid actualmente está formado por 32 productores de vid, así como 3 bodegas productoras de vino. Pinesque, Hacienda de encinillas hasta ahorita la más grande del Estado con 50 Hectáreas, y  La casa Boutique REYES MOTA

Aunque en el Enoturismo está comenzando en el estado y no es mucho como en otros Estados, el área de oportunidad es grande para Chihuahua  ya que tiene una superficie de 250 hectáreas plantadas de vid que son destinadas para el vino, que se encuentran en lugares llenos de historia, donde los turistas pueden disfrutar de esta riqueza y sobre todo conocer el producto vid del Estado de Chihuahua.

 

REVISION DE BIBLIOGRAFIA

  • Celaya, D. (2014). El desarrollo del sector vitivinícola en Baja California (2000-2013): Un análisis desde la perspectiva del desarrollo endógeno (Tesis Doctoral). El Colegio de la Frontera Norte.
  • López, V., y Sotelo, C. (2014). Los vinos del Valle de Guadalupe: Análisis de su comercialización. European Scientific Journal, 10(4), 90-106.

 

  • Pérez, J.C., Muñoz, G.A., y López-Guzmán, T. (2015a). Motivación y satisfacción turística en los festivales del vino: XXXI ed. cata del vino Montilla-Moriles, España. Tourism & Management Studies, 11(2), 7-13.
  • Pérez, J.C., Muñoz, G.A., y López-Guzmán, T. (2015b). Wine Festivals as a Vehicle of Promotion of a Tourist Destination. Mediterranean Journal of Social Sciences, 6(352), 574-581.
  • Ruiz, W. (2014). Elementos para un diagnóstico de la vitivinicultura en México. Revista de Economía, XXXI(83), 9-50.
  • Vieira, A., López-Guzmán, T., y Rodríguez, J. (2013). Análisis del enoturista en la Denominación de Origen del Jerez-Xérès-Sherry (España). Tourism & Management, 9(2), 37-43.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *