Balanza disponibilidad-consumo de productos agropecuarios

BOLETÍN MENSUAL SIAP-SAGARPA. NOVIEMBRE 2017.

MAÍZ BLANCO. La expectativa de producción de maíz blanco, a noviembre 2017, para el ciclo de mercado 2017/2018, es de 24 millones 900 mil toneladas; 1.9% mayor al ciclo anterior. La oferta total del grano se espera sea cercana a 28.0 millones de toneladas 3.8% superior a la de la campaña anterior y suficiente para satisfacer la demanda interna (22.9 millones de toneladas).

Se espera que el inventario final al concluir 2018, sea superior a 3 millones de toneladas, con lo que se coloca como el mayor inventario en la serie disponible para las balanzas mostradas.

El maíz blanco en su mayoría es destinado para consumo humano, sin embargo, su uso como alimento pecuario va en aumento, debido a la abundante cosecha, se estima que en el presente ciclo el incremento sea de 5.0% en comparación con el 2016/17 y 14.7% superior al destinado con ese fin en el 2014/15.

Respecto del cierre de ciclo de mercado 2016/2017, se espera que las importaciones del grano sean 1.9% menores y las exportaciones bajen 33.6 por ciento.

El precio al productor en octubre 2017 (3,560 pesos por ton) disminuyó 3.8% en comparación con el mismo mes de 2016 y 5.1% respecto del mes anterior; en tanto que el precio anual, al mayoreo, disminuyó 4.4% al pasar de cinco mil 680 pesos tonelada en 2016 a cinco mil 430 en 2017.

MAÍZ AMARILLO

La expectativa de producción de maíz amarillo a noviembre 2017, para el ciclo de mercado 2017/2018 es de tres millones 256 mil toneladas; 3.9% mayor al cierre similar anterior. La oferta total del grano se espera sea de 20.7 millones de toneladas, 6.5% superior a la del ciclo anterior.

Para el ciclo 2017/18, se calcula que las importaciones del grano tengan un incremento de 5.4%, con compras al exterior mayores a 14 millones 300 mil toneladas, en tanto que las exportaciones continúan siendo mínimas (seis mil toneladas).

Con la producción que México obtiene solo satisface 18.9% de los requerimientos nacionales.

El total de la demanda del ciclo corriente se considera que será distribuido de la siguiente manera: 2.1% para consumo humano (365 mil toneladas), para autoconsumo 2.5%, es decir, 425 mil toneladas y para la industria almidonera se aprovechará 16.2%, lo que significa que se destinará 2% más que en 2017. Entre mermas y semillas para siembra sumarán apenas 1.7%. El consumo pecuario, como siempre, será el que más se beneficie del grano con 77.5 por ciento.

Se espera que el inventario inicial tenga un incremento de 15.4% con respecto al cierre 2017 y concluya con 3.5 millones de toneladas, es decir, 12.7% mayor que el ciclo anterior.

En octubre, el precio al productor fue de 3 mil 330 pesos por tonelada; 11.2% mayor que el pagado en septiembre, pero 2.6% menor al cotizado en octubre de 2016 cuando la tonelada era pagada en 3 mil 420 pesos.

FRIJOL

Este grano se ha cultivado en el Continente Americano durante miles de años, los nativos de tierras americanas sembraban el frijol, el maíz y la calabaza muy cerca uno del otro. Estas tres plantas se ayudan entre sí y se han llamado “las tres hermanas”. México es el cuarto productor en el mundo de esta leguminosa y la producción sigue aumentando, el promedio de los últimos diez años supera el millón de toneladas.

Para 2017, se estima que la producción alcance el nivel record registrado en 2013, con un millón 212 mil toneladas. En 2016, una de cada tres toneladas de frijol se cosechó en Zacatecas. En el ciclo primavera-verano (PV) que es el más productivo, se obtuvo 79.6% de la producción nacional, el restante 20.4% en el ciclo otoño-invierno (OI). La agricultura de temporal en el ciclo PV es predominante, obteniendo 80% de la producción del ciclo. Las cosas cambian para el ciclo OI, donde tres de cada cinco toneladas son de riego, mientras que las tierras de temporal proveen del resto.

El frijol es una buena fuente de proteína magra, además, su precio lo hace accesible a la mayoría de la población, sin embargo la producción local no es suficiente para satisfacer la demanda interna por lo que se realizan importaciones; el año pasado se importaron 107 mil toneladas, cerca del 10% de la producción nacional, para este año, se estima importar una cantidad similar.

Condiciones de abasto

Los principales factores que afectan la productividad del cultivo, por ejemplo, las precipitaciones, han sido favorables este año, por lo que el volumen de producción nacional para el ciclo de mercado (octubre de 2017 a septiembre 2018) podría llegar a 1.2 millones de toneladas; 21.8% superior a la producción registrada en el ciclo pasado.

Las exportaciones, después de haber alcanzado su nivel máximo en 2014, decrecieron en años consecutivos, sin embargo, este año se espera que se dupliquen, respecto de lo exportado el año anterior. Las importaciones se han contraído, ahora representan 8.3% de consumo aparente del país. El consumo humano, se sitúa en 1.1 millones de toneladas en los últimos tres años en promedio.

TRIGO CRISTALINO

Con cifras estimadas a noviembre del presente año, se tiene que la oferta total del cierre de mercado del ciclo 2017/18 podría ser por dos millones 330 mil toneladas, 5% menos que lo logrado en 2016/17, lo cual da lugar a que el estimado de exportaciones sea por 645 mil toneladas, o sea 163 mil toneladas menos si se compara con el estimado del mes pasado, lo cual refleja la menor colocación del grano mexicano en el extranjero, de modo que los inventarios finales esperados para el cierre 2017/18 podrían ser por 344 mil toneladas, los segundos más altos de la serie mostrada en la balanza.

Condiciones de mercado

El volumen de producción de trigo cristalino en México, permite que se tengan excedentes para la exportación. Sin embargo la estimación de venta al extranjero, para el ciclo 2017/18, se mantienen como las más bajas de la serie mostrada, dado que actualmente el país ha tenido problemas para colocar el grano en el mercado mundial. Dentro de la principal problemática que enfrenta el país para colocar el producto en el extranjero, se encuentran los mayores precios a los que se cotizan las exportaciones mexicanas, comparadas con lo ofertado por los principales países exportadores, de modo que países demandantes de México han optado por otros mercados, como lo es el caso de Turquía que dejó de comprar grano a México y lo ha adquirido de la Federación de Rusia.

Para el próximo ciclo 2017/18, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) proyecta que la producción mundial de trigo grano será de 751 millones de toneladas, 0.4% menos que lo considerado en 2016/17, aunque los inventarios finales en 2017/18 se proyectan en 268 millones de toneladas; 4.5% superiores a los stocks de 2016/17, debido principalmente a un consumo estable en el planeta.

TRIGO PANIFICABLE

Se estima que la oferta total de trigo panificable para el ciclo de mercado 2017/18, sea de casi 7.5 millones de toneladas, muy similar a lo conseguido en el ciclo precedente, pero con un inventario inicial que es 135 mil toneladas superior, lo cual compensa la caída esperada en la producción del periodo 2017/18, la cual podría ser de un millón 426 mil toneladas; 8% menos que lo cosechado en 2016/17, por lo que al no esperar mayores cambios en los volúmenes importados y consumidos se tendría un inventario final de un millón 203 mil toneladas, muy similar al de 2016/17.

Condiciones de mercado actuales

La demanda de trigo panificable para el ciclo 2017/18, requerida por México, está garantizada gracias a los volúmenes de importaciones del orden de 4.8 millones de toneladas, que representan cuatro veces la producción nacional.

La caída esperada en la producción de Estados Unidos (25% menos que en 2016/17), que según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) podría dejar el cierre de 2017/18 en 47.4 millones de toneladas, con una caída de sus exportaciones de 7.6%, las cuales cerrarían en 26.5 millones de toneladas, podría impactar en el precio pagado al agricultor estadounidense, el cual llegaría a ser de 4.60 dólares por bushel para 2017/18; esto es, 18.3% más caro que en 2016/17. A pesar de ello, los precios en México no reflejan ese comportamiento, por lo pronto, las variaciones considerables se deben más efecto de la producción que se espera en el mercado mundial.

En octubre de 2017 el precio medio rural del trigo panificable, pagado al productor en México, es de 3,660 pesos por tonelada, 8.5% menos que el similar del mismo mes de 2016, aunque la variación de octubre 2017 vs septiembre del mismo año es de 6.2 por ciento.

SORGO

Características destacadas en la producción nacional. Tamaulipas, Sinaloa, Guanajuato y Michoacán son las entidades que concentran la mayor producción de grano, cada año, en promedio, para el ciclo otoño invierno aportan 51% y en el primavera verano casi 49%.

Condiciones de abasto actuales

Oferta. De acuerdo con el avance a noviembre para el lapso comercial octubre 2017/septiembre 2018, se estima una producción de 5.4 millones de toneladas de sorgo, volumen que comparativamente con el obtenido en el periodo similar del año previo representa un incremento de 16.4%. Sin embargo el inventario inicial de 995 mil toneladas, expresa una reducción de 13.2% con respecto al contabilizado en el mismo periodo del año anterior. En cuanto a las importaciones del grano se prevé disminuyan de 570 mil a 450 mil toneladas, con lo cual la oferta total se estima en 6.8 millones de toneladas, volumen suficiente para atender la demanda.

Demanda. El requerimiento total de sorgo se calcula en 5.7 millones de toneladas, 7.7% más respecto del volumen demandado en el lapso 2016/17. De esta demanda 5.5 millones de toneladas (95% del total) corresponden al consumo industrial, las mermas y semillas para siembra integran el 5% restante.

Precios. El precio medio rural de sorgo se incrementó 5.3% en comparación con octubre de 2016, y el precio del alimento para bovino lechero subió 1.5%. En cambio los precios de los alimentos para ave, para bovino carne, el del balanceado en general y para el porcino disminuyeron, este último manifestó la mayor baja con 10%.

En noviembre de 2017 el precio internacional del grano alcanzó los 147 dólares por tonelada, la mayor alza del año, que ha seguido un comportamiento ascendente desde agosto cuando se cotizó en 135 dólares.

CARNE DE AVE

A noviembre de 2017, se prevé una disponibilidad de carne de ave de 3.7 millones de toneladas, lo que representa un incremento en la oferta de 3.6% respecto del año anterior y la más alta observada desde 2013.

Se espera que durante este ciclo el consumo nacional del cárnico aumente 129 mil toneladas, mientras que el incremento en la producción será de 118 mil toneladas más comparadas con el ciclo anterior.

De acuerdo con cifras del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), México es el segundo país importador de carne de ave a nivel mundial, adquiere 8.9% de la oferta mundial, solamente por debajo de Japón (10.3%).

Condiciones de abasto

Para satisfacer la demanda interna es previsible una producción nacional de 3.2 millones de toneladas y compras al extranjero por 524 mil toneladas.

Las compras de carne de ave que México realiza al extranjero incrementaron a una tasa media anual de crecimiento de 7.2% en el periodo 2017-2013.

Los principales países proveedores son Estados Unidos y Brasil con 84.9% y 12.8% de las importaciones acumuladas a septiembre de 2017, respectivamente, siendo los productos de mayor demanda al extranjero las piernas y muslos de pollo (70.0%).

CARNE DE BOVINO

Continúa la expectativa optimista para 2017, se espera generar una producción de carne de bovino de 1.9 millones de toneladas, que representa 2.1% más que la obtenida en 2016, cuando se lograron 1.8 millones de toneladas.

Se prevé que la demanda de carne de bovino se ubique alrededor de 2 millones de toneladas; 2.3% mayor que en 2016, de manera que el consumo nacional aparente se incrementaría 1.8% más respecto del año pasado.

Condiciones de abasto

Se espera que las exportaciones nacionales de carne de bovino asciendan a 195 mil toneladas, 12 mil más respecto de 2016 y las importaciones sean de 138 mil toneladas, que refleja un incremento de 5.3% comparado con el año anterior, con lo que se lograría tener un superávit comercial de 57 mil toneladas.

Después de cinco meses de disminución en el ingreso de los productores por la venta de sus animales a pie de granja o rancho, este vuelve a repuntar en octubre, incrementándose 3% respecto del mismo mes del año pasado y el precio de comercialización de la carne en canal en anden de rastro aumentó 6.4%.

El precio al mayoreo de la carne caliente y fría aumentó 6.5%, en tanto que los consumidores que adquirieron en Monterrey, Guadalajara o el Área Metropolitana de la Ciudad de México un kilogramo de bistec, en promedio, pagaron poco más de 139 pesos. El costo por kilo de retazo continuó alrededor de los 92 pesos.

El precio internacional físico de carne de bovino se ubicó en 67 mil 419 pesos por tonelada que representa 25.5% más que el registrado en octubre 2016.

LECHE BOVINO

Es posible que la vaca haya sido el segundo animal en ser domesticado, después del perro. Antes de que se inventara la refrigeración o la pasteurización, la humanidad encontró en la leche una fuente generosa de nutrientes e indispensables calorías a/.

Condiciones de abasto

Con cifras a noviembre, las ventas al extranjero del bien pecuario se espera sean de 599 millones de litros, lo que significa un aumento de 474 millones de litros, respecto del mismo periodo del año anterior (125 millones de litros). Pese a que México se ubica en los 10 primeros lugares en productividad láctea, es necesario recurrir a las compras al mercado exterior para satisfacer la demanda interna, así las importaciones se estima aumenten 18.7%, comparado con 2016, lo que complementara el abasto de 15 mil 606 millones de litros.

El consumo promedio de los últimos cuatro años (2013-2016) es de 13 mil 920 millones de litros, para el cierre de producción a noviembre 2017, se espera superar los 15 mil millones de litros, que comparado con el promedio anterior es 7.8% mayor.

En el estimado al cierre de producción a noviembre el volumen de ordeña obtenido es de 11 mil 805 millones de litros, 1.7% superior que el año homólogo anterior. El precio nacional al consumidor, en octubre 2017, fue de 16.17 pesos por litro, 6 centavos más que en septiembre y 1.22 pesos por litro mayor que en octubre de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *