En marcha planta de tratamiento residual en Meoqui

Es un proyecto de la WWF, “Sees Carme de Meoqui” y unidades de riego

Hoy 2 de febrero, Día Internacional de los Humedales, será puesta en marcha la planta de tratamiento –físico biológica- de agua residual en el rastro concesionado del municipio de Meoqui.

El proyecto que se fue fraguando desde hace 2 años, es hecho en conjunto por 3 organismos: una empresa, una sociedad de responsabilidades limitada y una ONG, confirmó el representante legal y técnico de las Unidades de Riego de Meoqui, Rosales y Julimes, Martín Parga Castillo.

Los responsables de que se concrete esta planta tratadora de residuos del rastro local, son “Sees Carne de Meoqui”, las unidades de riego de Meoqui, Rosales y Julimes y la WWF (World Wildlife Fund for Nature), que es la organización mundial para la conservación del ambiente más importante del mundo.

Ayer el ingeniero Parga Castillo se hizo acompañar de Arturo Gómez Madrid y Jazeel  Rodríguez, que son parte del proyecto, para anunciar el arranque de la planta físico biológico a partir del día 2 de febrero.

Asimismo presentó el proyecto a través de unas gráficas e imágenes donde explicó las bondades del mismo. Por ejemplo, dijo que el proyecto es bastante económico pues apenas ronda en el medio millón de pesos, es un sistema de fosas y trampas de “gruesos” para filtrar el agua residual y hacerle reutilizable para el uso agrícola.

La instalación –dijo- busca como filtrar el agua y donde se busca que el agua mantenga los parámetros biológicos de demandas químicas y oxígenos, hidratos, nitratos, sólidos suspendidos, el control del PH, todo para que cumpla la norma ecológica 1196-01.

De allí el agua se pasa a una pila para cumplir el proceso biológico donde hay una red de ventilación y aireación, y después a la cama biológica -que es composta a base de estiércol y de nuez- y en esa cama se siembra la materia  biológica que es la lombriz roja bajacaliforniana.

Expuso Parga que la tratadora está en proceso de ambientación, sobre todo biológico, “y estamos seguros que va cumplir”.

A dos años y medio de haber sido concesionado el rastro de Meoqui –resaltó Parga Castillo- ya cuenta con la responsabilidad para comenzar a sanear sus aguas con un proyecto de la planta de tratamiento físico biológico de agua residual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *