Dialoga CCE con empresario sueco para generar biocombustibles

Cabe la posibilidad de incluir a productores de granos

El Consejo Coordinador Empresarial de Cuauhtémoc sostuvo un acercamiento con un empresario sueco que creó una máquina industrial para generar biocombustibles como el biodiésel, el biogás o el carbón activado a partir del tratamiento de los desechos de las cosechas de maíz (esquilmos) o residuos de la poda en la fruticultura manzanera.

El interés de generar estos productos derivados de los desechos orgánicos es mayúsculo y cabe la posibilidad de incluir a productores de granos,  empresarios locales y los inversionistas extranjeros para hacer redituable una innovadora manera de aprovechar los recursos para producir, incluyendo también a través del estiércol de las vacas.

En la reunión, los empresarios de Suecia presentaron un modelo de máquina tipo molino que cuenta con una serie de ductos y un sofisticado sistema que tiene la capacidad de triturar la sustancia de desecho para transformarla mediante un proceso que permite la extracción de los biocombustibles.

En ese sentido indicó que los desechos del rastrojo, de las pacas de avena, así como el estiércol de las vacas y los desechos de los árboles de manzano en tiempo de poda que se desechan en la región, podría ser posible no quemarlos y aprovecharlos económicamente pero también en beneficio del medio ambiente.

Sigfredo Corral Andujo, vocal del CCEC y quien encabezó esta reunión refirió que los inversionistas europeos están buscando gente de la región que le invierta a este proyecto que “cuesta algunos millones de euros, la máquina sí cuesta algo de dinero, es un negocio a largo plazo, que se pagaría a 5 o 10 años pero que daría un producto de exportación”, agregó en entrevista.

No obstante esos inversores también buscan establecerse en la ciudad porque quieren adquirir la materia prima asegurada para su venta en empresas que así lo demanden, por lo que cabe la posibilidad que participen en la inversión para aterrizar este proyecto.

Corral Andujo mencionó que los productores manzaneros, agrícolas y ganaderos de la región se verían ampliamente beneficiados, por lo que es necesario se involucren en este negocio de “ganar, ganar”.

Y es que refirió que tan sólo los productores de manzana utilizan el carbón activado para limpiar el aire de sus atmósferas controladas, que cuesta mucho dinero en Europa y Estados Unidos, pero que hasta ahora lo importan del vecino país del norte a través del Tratado de Libre Comercio-TLC.

Al insistir en que es necesario se cristalice lo antes posible este proyecto, dijo que  igualmente sería bienvenida la ayuda económica de Gobierno Federal, aunque si los empresarios esperan a que ayude el gobierno no se podrá avanzar de manera ágil.

El proyecto es sustentable de acuerdo al CCEC y sobre todo porque los desechos no pasarían a quemarse y perjudicar al medio ambiente, sino ayudarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *