El planeta se seca: más de 2 mil millones de personas no tienen acceso a agua potable

REPORTE ÍNDIGO.

Cerca mil 800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, lo que las pone en riesgo de contraer el cólera, la disentería, la tifoidea, entre otras.

Aunque el 70 por ciento de la superficie de la Tierra es agua, un porcentaje muy pequeño es útil para el consumo humano, y día tras días, el agua potable se va terminando.

En el Día Mundial de Agua, la Organización de las Naciones Unidas, por medio de su división de Medio Ambiente, informó que actualmente existen más de 2 mil millones de personas en todo el mundo que no tienen acceso al líquido vital. Además, cerca de 5 mil millones de personas no cuentan con servicios de saneamiento.

Bajo el lema “La Naturaleza al servicio del agua”, la ONU recalcó que la problemática no es menor y representa uno de los grandes retos a resolver en este siglo XXI.

Desde la década de los 90, de acuerdo con la ONU la escasez de agua potable a empeorado debido a que gran cantidad de los ríos de África, Asia y América Latina, sufren severos daños de contaminación.

“Tenemos que lidiar con la paradoja del agua. El agua es la esencia de la vida, pero no la guardamos lo suficiente. Es hora de cambiar mentalidades, no se trata de desarrollo versus medio ambiente”, dijo el director de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim.

La previsión es que la demanda de agua aumente en casi un tercio en 2050, mientras que los ecosistemas de agua dulce se degradan “a un ritmo alarmante: un 64 por ciento del área de humedales naturales en todo el mundo se ha perdido debido a actividad humana en el último siglo”, de acuerdo con la información revelada por Naciones Unidas.

El Informe 2018 de Naciones Unidas sobre Desarrollo Mundial del Agua aclara que a pesar del avance en la aplicación de la infraestructura ecológica, se debe progresar mucho más en el “equilibrio más apropiado, rentable y sostenible entre la infraestructura gris y las soluciones basadas en la naturaleza”.

En un texto para este informe, la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, explicó que “la demanda de agua aumentará en todos los sectores, por lo que el desafío es satisfacer esta demanda de una manera que no exacerbe los impactos negativos en los ecosistemas”.

De acuerdo con datos de ONU-Agua, más del 80 por ciento de las aguas residuales generadas en el mundo vuelve a los ecosistemas sin ser tratada ni reciclada.

Asimismo, cerca mil 800 millones de personas usan una fuente de agua contaminada por material fecal, lo que las pone en riesgo de contraer el cólera, la disentería, la tifoidea, entre otras, mientras que por falta de agua potable y saneamiento mueren unas 842 mil personas al año.

Ante ello, el mecanismo de Naciones Unidas sugiere el tratamiento del agua como una forma segura, sostenible y asequible, así como para obtener nutrientes y otros materiales recuperables.

AQUA 2020, El proyecto científico que busca resolver la escasez de agua en México

Con Aqua 2020, se busca implementar la tecnología existente para la limpieza del agua, por ejemplo, a través de fotocatalizadores y el uso de materiales como adsorbentes de metales pesados y materia orgánica. De hecho, el proyecto tiene contemplado el desarrollo de recolectores inteligentes de agua.

En un esfuerzo interinstitucional sin precedentes, el proyecto científico “Aqua 2020” busca ofrecer desarrollos tecnológicos disponibles para atender los problemas del vital líquido, como contaminación y desabasto, así como contribuir a la definición de políticas públicas enfocadas al uso racional del agua.

El proyecto, coordinado por el investigador Gabriel Luna Bárcenas -quien es responsable técnico de la Red de Nanociencias y Nanotecnología del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt)-, incluye desde un diagnóstico de las redes de distribución del agua a nivel municipal para conocer el volumen de extracción y consumo, hasta la transferencia tecnológica de las innovaciones ya desarrolladas por centros de investigación.

Con el apoyo de varios científicos y tecnólogos, este proyecto propone la creación de un Consorcio del Agua para la evaluación de la calidad del líquido para consumo humano.

En el marco del Día Mundial del Agua, que se celebrará este 22 de marzo, Luna Bárcenas afirmó en entrevista con Notimex que México cuenta con desarrollos tecnológicos importantes para atender de manera inmediata los problemas relacionados con el agua.

Unir esfuerzos, aplicar la ciencia y tecnología para la atención de un problema mundial como es el del agua, puede ser un motor de desarrollo social y económico. Gabriel Luna Bárcenas.

Advirtió que “de no conjuntar los esfuerzos que durante muchos años han realizado los centros de investigación para atender este problema, la sobrepoblación, sobreexplotación de los mantos acuíferos y el no tratamiento de aguas son problemas que originarán que empeore la disponibilidad, conducción y extracción del agua para consumo humano”.

El proyecto Aqua 2020 nace de la inquietud de varios científicos, y hasta la fecha el doctor Luna Bárcenas ha logrado el apoyo del Conacyt, y de varias instituciones académicas: el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), Unidad Querétaro; las universidades Nacional Autónoma de México, de Guanajuato y la Michoacana, y el Instituto Tecnológico de Celaya.

También participan los centros de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco, de Ingeniería y Desarrollo Industrial, de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica, y de Tecnología Avanzada del Estado de Querétaro, entre otros como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Otras instancias a las que se busca involucrar son: la Comisión Nacional del Agua, las cámaras de diputados y senadores, y gobiernos municipales y estatales. De hecho, Gabriel Luna ha sostenido reuniones con funcionarios de los gobiernos de Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Jalisco y Nuevo León.

Acciones a seguir para lograr el proyecto

Aqua 2020 está integrado por módulos; el primero consiste en el diagnóstico de redes de distribución de agua con la finalidad de conocer los volúmenes de extracción y consumo. Se contempla si es uso doméstico, agrícola e industrial.

El segundo módulo prevé identificar qué tipo de contaminantes tiene el agua, aspecto importante porque en los últimos años se identifican los contaminantes “emergentes” como fármacos y drogas, los cuales no están regulados en la actualidad por las Normas Oficiales Mexicanas. En esta etapa se prevén análisis microbiológicos y fisicoquímicos.

El módulo tres se refiere al diseño, síntesis y caracterización de materiales compuestos para el tratamiento de aguas residuales.

Además, se busca implementar la tecnología existente para la limpieza del agua, por ejemplo, a través de fotocatalizadores y el uso de materiales como adsorbentes de metales pesados y materia orgánica. De hecho, el proyecto tiene contemplado el desarrollo de recolectores inteligentes de agua.

En una última etapa, el proyecto consiste en lograr la transferencia de tecnología. En una primera etapa, se estaría trabajando con las plantas de tratamiento de aguas de los municipios de Guanajuato, León, Celaya, Irapuato, Salamanca, Querétaro, Corregidora, Morelia, Guadalajara, Zapopan, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *