Incendio forestal de Madera se encuentra bajo control

Incendio dejó a su paso una devastación que tardará hasta 50 años en recuperarse

Martín Contreras Solís

MADERA, Chih.- Tras dos semanas de intensa actividad de los brigadistas finalmente el incendio forestal de Madera se encuentra controlado, pero dejó a su paso una devastación que tardará hasta 50 años en recuperarse.

Fue en cerro de La Candelaria donde Alfonso Domínguez, jefe de la Unidad Forestal del ejido El Largo, informó de propia voz que el incendio que aquejó la región boscosa en la parte norte del municipio de Madera está totalmente bajo control.

Ante los esfuerzos de los brigadistas que durante días realizaron trabajos de brechas cortafuego finalmente este incendio forestal fue contenido en las faldas del cerro de La Candelaria, ubicado a más de 2,600 metros sobre el nivel del mar.

Constatamos que este fenómeno nunca puso en riesgo a las comunidades de El Oso y Chuhuichupa como se mencionó en algunos medios de comunicación, que difundieron información de redes sociales como Facebook sin verificarla.

La realidad es que grandes zonas boscosas sufrieron daños irreparables ya que por ubicarse en rinconadas el viento generó torbellinos de fuego que incendió las copas de los arboles generando llamaradas de gran altura y devastando todo a su paso.

El helicóptero de la Sedena fue de gran utilidad para combatir el fuego en las laderas con pendientes muy pronunciadas en donde los brigadistas por seguridad no podían acceder. Kilómetros de brechas cortafuego se pueden observar en los diferentes puntos que fueron afectados por el fuego.

Expresamos nuestro reconocimiento a quienes participaron en el control y combate de este inusual incendio que sin duda alguna afectará enormemente la producción forestal en uno de los ejidos más grandes del país. El ingeniero Domínguez nos comenta que el golpe económico será fuerte ya que el ejido movilizó maquinaria, personal y equipo que genera un gasto considerable; agregó que en las zonas devastadas se corre el riesgo de la proliferación de plagas en la madera muerta que pueden afectar a los árboles sanos, sin contar la erosión del suelo una vez iniciada la temporada de lluvias, entre otros inconvenientes.

Ejido El Largo cuenta con 10 torres de observación forestal de las cuales seis se ubican en la zona norte y tres en la zona sur, la torre que alertó sobre el incendio se ubica en el cerro de La Candelaria, lugar donde permanecen cuatro puntos de control con más de 70 personas vigilando para que el incendio se consuma en su totalidad.

Es impactante para quienes conocimos esos bosques en óptimas condiciones mirar el daño ocasionado y nos invita a reflexionar sobre lo que ocurrirá con las generaciones que vienen en camino, pues estos siniestros en su mayoría son provocados por el hombre y el bosque no se recupera con facilidad, de seguir a este paso la humanidad convertirá en un desierto nuestro planeta, pues somos depredadores sin conciencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *