‘Queda un as bajo la manga’: Bosco de la Vega

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno federal, junto con el sector agropecuario, tienen un as bajo la manga para presionar a Estados Unidos a retirar los aranceles impuestos al acero y aluminio de México.
El presidente del Consejo Nacional Agropecuario, Bosco de la Vega, destacó que en el tema de las represalias contra Estados Unidos se excluyó a los productores de maíz, uno de los sectores estadunidenses más sensibles, para usarlo en un futuro en caso de que el presidente Donald Trump no dé marcha atrás a los gravámenes impuestos a las importaciones de metales mexicanos.

No vamos a ceder ante las presiones hostiles de Estados Unidos, aún tenemos un as bajo la manga”, dijo a Excélsior el representante de la cúpula agropecuaria.

Esto luego de casi una semana de que se dieran a conocer las represalias del gobierno mexicano en contra de productos estadunidenses  por la imposición de aranceles a metales mexicanos.

Fue el pasado 5 de junio cuando la Secretaría de Economía, encabezada por
Ildefonso Guajardo Villarreal, informó que tendrán que pagar gravámenes de entre 20 y 25% a jamones y trozos, piernas y paletas de cerdo, quesos, manzanas, papas, arándanos rojos y whisky.

Raúl Urteaga Trani, coordinador de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Agricultura, comentó que los productos agropecuarios importados de Estados Unidos a los que México impuso arancel tienen un mercado importante en el país como el caso de la carne de cerdo.

Tan sólo el año pasado, México importó casi 900 mil toneladas de carne de cerdo con un valor de casi mil 800 millones de dólares”.

Detalló que la carne de cerdo se incluyó en las represalias con el objetivo de enviar una señal a Estados Unidos de que las cosas tienen que hacerse de otra manera, “ya que somos socios comerciales y no se vale que nos impongan castigos arancelarios”.

A decir del funcionario, los productores de papas, arándanos, quesos, y manzanas son los más activos en el cabildeo con la administración de Trump, por lo que se espera que ellos hagan presión  para que el comercio siga fluyendo entre las dos naciones de manera libre.

Señaló que en el momento en que el mandatario estadunidense decida eliminar los aranceles al acero y aluminio de México, nuestro país también retirará los impuestos a los productos americanos.

PAÍSES BENEFICIADOS

En opinión de la consultoría IQOM, Canadá, España, Chile, Países Bajos, Uruguay y Reino Unido serán los países beneficiados por las represalias.

Refiere que la carne de cerdo se podría importar de Canadá, mientras que el queso y requesón de los Países Bajos, la manzana de Chile, los jamones y paletas de cerdo de España, las papas y arándanos de Canadá y el whisky del Reino Unido.

En tanto que la medida de los aranceles afecta, en el caso de la carne de cerdo a los estados de Texas, Colorado, Iowa, Dakota del sur e Illinois.

Los quesos y requesones se producen en California, Texas, Wisconsin, Colorado

y Michigan.

Los embutidos y similares de la carne de cerdo se traen de Washington, Arizona, California, Texas e Illinois.

Los jamones y paletas son producidos en Alabama, Texas, Pennsylvania, Illinois y Ohio.

Las papas se compran a Texas, Washington, Illinois, Idaho y Ohio.

Mientras que los arándanos rojos son importados de Michigan, Texas, Illinois, Virginia del Oeste y California.

El whisky proviene Alabama, Texas, California, Ohio y Mississippi.

 

ANTECEDENTES

Las represalias en contra de nuestro vecino del norte tienen su origen en el año 2000, cuando Estados Unidos debió permitir el ingreso de los camiones mexicanos a su territorio y no lo hizo.

Ante la negativa de Estados Unidos, que argumentaba razones de seguridad, en 2009, el gobierno mexicano impuso represalias a 89 productos con un arancel de entre 10 y 45%, y para 2010 la lista se amplío a 99 productos, incluyendo los agropecuarios.

Ángeles Villarreal, especialista en comercio internacional del Servicio de Investigación del Congreso estadunidense, detalló en un análisis, que dicha medida provocó un impacto devastador a las industrias locales de Estados Unidos, especialmente en la agricultura.

Agregó que miembros de la Cámara de representantes solicitaron al entonces Representante Comercial de Estados Unidos, Ron Kirk, y al secretario del Departamento de Transporte, Ray LaHood, resolviera el tema de los transportistas mexicanos.

Durante 2010, los productores de papa estadunidenses registraron una afectación de hasta 50% en el valor de sus exportaciones a México, mientras que las ventas de porcino también se afectaron.

Fue en enero de 2011 cuando México quito las represalias, tras anunciarse un nuevo programa para los transportistas mexicanos.

 

La sustitución de las importaciones, lista

Canadá, Europa y Chile son los países con lo que se buscará sustituir las importaciones de Estados Unidos de carne de cerdo, papa, manzana, arándanos y queso, productos a los cuales les impuso un arancel de entre 20 y 25% como represalia luego de que el presidente Donald Trump  gravara el acero y aluminio mexicanos.

En caso de que dichos productos se sigan importando de nuestro vecino del norte, el gravamen tendrá que ser compartido entre exportadores e importadores para no afectar al consumidor, de lo contrario, se corre el riesgo de que las ventas disminuyan, prevén industriales del sector.

CERDO.

Alejandro Ramírez González, director general de la Confederación de Porcicultores de México, considera que la importación de piernas, paletas y trozos sin deshuesar de carne de cerdo debe hacerse de España, Dinamarca y Chile. Pero también sugiere reposicionar la producción local.

De las compras totales de carne de cerdo que hizo México en los últimos siete años, cerca del 90% provino de Estados Unidos, país que contribuye con un tercio de la oferta nacional de carne.

De acuerdo con las estadísticas, el consumo de esta proteína va en aumento. El año pasado, México consumió alrededor de 2.11 millones de toneladas, 4.3% más que en 2016.

QUESOS.

El mercado de quesos en México es competitivo, por lo que el vendedor de Estados Unidos tendrá que absorber parte del arancel, de lo contrario, el comprador cambiará de proveedor, ya que incluso, la industria local tiene capacidad de producción para sustituir las variedades de queso que se compran a nuestro vecino del norte, consideró René Fonseca, director general de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche.

En nuestro país se consumen 520 mil toneladas de queso, de las cuales 91 mil toneladas, el equivalente a 18% se importa cada año de Estados Unidos.

Entre los productos a los que se les impuso arancel están el fresco, rallado, en polvo y gouda.

ARÁNDANOS ROJOS.

Diego Martínez Rodríguez, presidente de Asociación Nacional de Exportadores de Berries, explicó que los arándanos rojos a los que se les impuso un arancel de 20% no se producen en México, ni se consumen frescos en nuestro país, sino que el fruto lo utiliza la industria para procesarlo y elaborar jugos, mismos que son consumidos de manera directa por considerarse un producto antioxidante, o bien, para preparar bebidas. También se comercializan deshidratados para preparar mermeladas.

A decir del representante del sector, los industriales que requieren el producto tienen la opción de importarlo sin impuestos de países como Canadá y Chile.

PAPA.

De los cuatro tipos de papa que se importan de Estados Unidos, la única a la que se le impuso arancel es a la congelada procesada y semi procesada a la francesa, detalló Gerardo García, presidente de la Confederación Nacional de productores de papa de la República Mexicana.

Dado que en México pocas industrias ofrecen este producto se importa de Canadá libre de arancel y si se hace de la Unión Europea paga 20%, el mismo porcentaje que se le impuso a las importadas de Estados Unidos.

Actualmente se compran del exterior alrededor de 130 mil toneladas al año, en su mayoría de EU.

MANZANAS.

El arancel de 20% impuesto a las manzanas importadas de Estados Unidos representa un incentivo para que en un plazo de cinco a seis años se sustituyan las importaciones consideró Elier Homero García Domínguez, presidente de la Unión Agrícola de Fruticultores del Estado de Chihuahua.

Por el momento, Chile y Argentina pueden sustituir las importaciones de EU que representan alrededor del 20% de la demanda nacional.

La producción de México es de alrededor de 700 mil toneladas y contribuye con 80% de las necesidades del consumo.

WHISKY.

Ésta es una de las bebidas que ha tomado auge en México en los últimos años, e incluso se ha convertido en la segunda categoría más grande en valor, después del tequila, según datos de la Información Sistematizada de Canales y Mercados. Sin embargo, el arancel de 25% impuesto al importado de Estados Unidos afectará las ventas de Jack Daniel’s reconoce Lawson Whiting, CEO de Brown Forman.

Otra de las empresas que se podría ver perjudicada es la estadunidense-japonesa Beam Suntory con las marcas Jim Beam y Maker’s. En contraste, el whisky escocés como Johnnie Walker de la británica Diageo o a Passport de Pernord Ricard saldrán beneficiados por la medida arancelaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *