Demandan elevar la competitividad del sector cafetalero de Mesoamérica

COMUNICADO DE PRENSA IICA.

La III edición de la Cumbre de la Roya reunió en México a productores, instituciones, organismos internacionales, industriales, academia y entidades de financiamiento para coordinar acciones en beneficio del sector cafetalero de Mesoamérica.

CIUDAD DE MÉXICO. Elevar la competitividad del sector cafetalero mesoamericano en beneficio de toda la agrocadena, con el soporte de políticas públicas sostenibles, permitirá mejorar la producción y productividad del aromático, coincidieron en señalar especialistas del sector cafetalero que participaron aquí en la III Cumbre de la Roya.

El Programa Integral de Atención al Café (PROMECAFE) en coordinación con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación de México (SAGARPA), organizaron la III edición de la Cumbre de la Roya, para que representantes de la cadena del café de los países de Mesoamérica definan prioridades y coordinen acciones en beneficio de la producción de café, y para hacerle frente a la enfermedad de la roya del café que se intensificó en la región desde 2012.

Con asistencia de 276 personas, entre productores, técnicos, académicos, empresarios, comercializadores, funcionarios, etc. de instituciones, organismos cooperantes, industriales, centros de enseñanza e investigación, entidades de financiamiento, asociaciones gremiales, entre otros, provenientes de 11 países, durante la cumbre se abordaron temas sobre el trabajo de las instituciones de café y segmentos de la cadena de valor, para determinar estrategias de corto, mediano y largo plazo.

Gloria Abraham, Representante del IICA, recordó que la roya del café tiene un fuerte impacto económico en la actividad cafetalera, cuya relevancia se ve reflejada en el hecho de que mueve en anualmente alrededor de 90 mil millones de dólares en el mundo.

“La presencia de la roya en las magnitudes en las que se ha visto presente a partir de la cosecha 2012/2013, afecta a las sociedades y las economías de los países productores, generando una disminución en ingresos y divisas por su impacto en la producción, que afectan particularmente a los pequeños productores y jornaleros”, señaló en su presentación sobre los impactos socioeconómicos de las crisis de la roya del café en Mesoamérica.

Ello desincentiva la actividad productiva y contribuye a una disminución en la producción de café en Centroamérica y México”, dijo al recordar que la caficultura mesoamericana está mayoritariamente en manos de alrededor de 1,100,000 productores, de los cuales, 80 por ciento de ellos poseen menos de 2.05 hectáreas de cultivo.

Por ello consideró necesario elevar la competitividad del sector con estrategias que consideren a todos los componentes de la cadena agroalimentaria, asistencia técnica y capacitación, acceso a crédito para la producción e inversión en infraestructura productiva, innovación en uso de tecnologías eficientes y sostenibles para la producción, alertas meteorológicas, inteligencia sanitaria, planes ante la emergencia, alianzas público y privadas, plataformas digitales.

Recordó que tan sólo en países como El Salvador, hasta 70% de los campos de café fueron afectados en las cosechas 2010/2011 y 2013/2014, y en México hubo afectación en más del 50% ciento de sus plantaciones y en su producción.

Abraham destacó la necesidad de avanzar en la equidad de género, pues en México, según datos del INEGI, 20% de las mujeres que habitan en zonas rurales, dedican un 89% de su tiempo a labores agrícolas y sin embargo 31% no recibe ninguna remuneración por su trabajo.

“No hay un sector social más invisible, menos entendido, menos atendida que el de las mujeres rurales, a pesar del papel vital que desempeñan en las comunidades rurales”.

Destacó la necesidad de contar con políticas públicas sostenibles y gobernanza, pues consideró que países donde hay una fuerte institucionalidad en el sector café, se logra una mejor resiliencia ante la roya.

Recordó la propuesta realizada por el IICA, a una iniciativa de SAGARPA, para contar con un nuevo instituto del café para México, cuyos objetivos son impulsar, coordinar y promover la competitividad y sostenibilidad del café en México con un enfoque integral desde la mata hasta la taza con la coordinación de instituciones o entes relacionados.

Productores coincidieron en señalar durante la cumbre, que la tendencia a la baja de los precios internacionales del café desalienta su producción, pese a que existe un aumento en el consumo del café a nivel mundial, por lo que pidieron que expertos en temas de precio y mercados, analicen esta situación y planteen alternativas de solución.

René León Gómez, Secretario ejecutivo de PROMECAFÉ, coincidió con Abraham en la necesidad de promover la coordinación intersectorial y la creación de instituciones específicas para el café, en aquellos países que aún no cuentan con él.

PROMECAFE es una red de investigación y cooperación, creada desde 1978, formada por las instituciones destinadas al desarrollo de la caficultura de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Perú, República Dominicana y Jamaica, es financiado por el IICA, el Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) y los países que lo integran.

Santiago Argüello, Director General de Fomento a la Agricultura de la SAGARPA, habló sobre el Programa Integral de Atención al Café de México (PIAC), y mencionó la necesidad de desencadenar el potencial económico agrícola y del sector cafetalero con una visión sustentable.

Recordó un análisis que muestra que el aumento del PIB debido a la agricultura es, en promedio, por lo menos dos veces más beneficioso para la mitad más pobre de la población de un país, que el crecimiento generado por otros sectores.

Esto no es sorprendente, dijo, ya que 75% de los pobres en los países en desarrollo viven en zonas rurales y obtienen una parte importante de sus medios de vida ende la agricultura y actividades conexas.

Argüello también coincidió en  la importancia de contar con un instituto del café y de mejorar los sistemas alimentarios incluyentes y sostenibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *