Debaten por el fracking

Suspender la técnica de fracking para extraer hidrocarburos será un reto para el próximo gobierno, ya que 48 por ciento de las reservas totales de México necesitan esta técnica para ser extraídas, lo que también implica el desaprovechamiento de una de las 10 reservas más grandes del mundo de hidrocarburos conocidos como shale.

México tiene reservas totales por 138.36 mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente, que contienen gas y aceite, de los cuales 66.6 mil millones de barriles, necesitan fracking para ser extraídos, según datos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Sin embargo, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, dijo que en su sexenio no se usará la técnica por el peligro ambiental que representa.

La polémica del fracking relaciona con posibles riesgos de contaminación de mantos acuíferos.

Al menos 25 por ciento de las sustancias utilizadas en las distintas mezclas de perforación pueden causar cáncer y mutaciones, 37 por ciento afectar al sistema endocrino, 40 por ciento provocar alergias y 50 por ciento dañar el sistema nervioso, señala un reporte de la Alianza Mexicana Contra el Fracking , asociación civil que se opone al uso de esta técnica.

LA FRACTURACIÓN HIDRÁULICA ES UNA TÉCNICA DE PERFORACIONES DE GRAN PROFUNDIDAD PARA EXTRAER HIDROCARBUROS EN POROS DE ROCAS DE BAJA PERMEABILIDAD.

A estas afectaciones también se suman posibles sismos provocados por las fracturas.

Y es que el método consiste en fracturar rocas para extraer de su interior los hidrocarburos a través de la inyección de arena, agua y químicos.

Dentro de esas rocas se encuentran aceite y gas conocidos como shale y México es el sexto país con mayores reservas de este tipo a nivel mundial, al sumar 545 billones de pies cúbicos de gas shale y 13 mil 100 millones de barriles de aceite shale, superado solo por China, Argentina, Argelia, Estados Unidos y Canadá, de acuerdo con datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos.

Héctor Moreira, comisionado de la CNH, afirmó que decir no al fracking significaría renunciar a la mitad de las reservas.

Asimismo, Ramsés Pech, experto de Caraiva y Asociados, comentó que sin fracking las reservas del país se reclasificarán y perderán valor económico.

México tendría menos valor en sus hidrocarburos y menos volúmenes; dando como consecuencia menos años de extracción, explicó

ADRIÁN ARIAS. EL HERALDO DE MÉXICO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *