Citricultores de Dzan reactivan ventas en “La Nueva Normalidad”

Cd Mex-.

Los productores del municipio de Dzan comienzan a sentir leve mejoría en su economía al reactivarse poco a poco en la Riviera Maya y Cancún la compra de cítricos para el sector hotelero y restaurantero, con la esperanza de que en las siguientes semanas los volúmenes de ventas aumenten en mayores porcentajes.

El secretario del Ayuntamiento, Mario Arturo Ku Canché, explicó que pese a la parálisis de actividades en general que ocasionó durante varias semanas la contingencia sanitaria en diversos sectores de la economía, afortunadamente en la localidad el desempleo no representó un problema de gravedad debido a que la mayoría de los pobladores se dedican al campo, “y siempre hubo trabajo, aunque poco, pero constante como para poder sacar para la comida”.

Observó que la producción de limón ha sido un factor importante que ha mantenido el ingreso de muchos productores e insistió en que, aunque no en la cantidad esperada, ha servido para que las familias puedan sobrevivir.

Tres empacadoras

Expuso que las intensas lluvias que trajo la tormenta tropical “Cristóbal” sí ocasionaron ciertos daños en algunas superficies de cultivos citrícolas, aunque sin mayores consecuencias para la producción en vista de que las afectaciones fueron menores.

Hizo notar que la cosecha citrícola fuerte debe iniciar en agosto o septiembre próximos con la esperanza de que los mercados se hayan reactivado para esas fechas y las ventas mejoren para recuperar en parte lo que se ha dejado de ganar en los meses que ha durado la contingencia sanitaria.

También señaló el papel importante que han jugado las tres empacadoras citrícolas que operan en la localidad, ya que son las encargadas de comprar gran parte de la producción y, aunque a veces no son los mejores precios que pagan, evita que los frutos se pudran en las matas.

Detalló que el limón puede cosecharse hasta dos veces al año, mientras que la china, la toronja y la mandarina sólo una vez, de agosto hasta diciembre, aunque observó que en los meses siguientes de algunas plantas todavía cuelgan unos frutos verdes que se aprovechan de igual forma en gran parte del año.

Suspensión de festividades

En la comunidad se producen asimismo aguacate y mamey, cuyas cosechas de igual forma se dan en el período de los cítricos.

En cuanto a las fiestas religiosas, dijo que lamentablemente este año no se realizará la tradicional fiesta en honor al Santo Cristo Negro, que cada año se celebra del 10 al 15 de septiembre, como medida para evitar contagios del COVID-19.

–Si se autoriza la fiesta no se podrá evitar la multitud de personas que salen a los bailes o a las corridas, además de que habrá mucho consumo de bebidas con alcohol y con ello la presencia de muchos borrachos, añadió.

Agregó que también para este mes de julio se acostumbra venerar a Santiago Apóstol, pero por las mismas causas y la necesidad de cuidar a la población no se llevará a cabo ninguna fiesta, sino hasta el año próximo.

Resaltó que la fiesta de Dzan es muy concurrida y, por ejemplo, en las vaquerías asisten grupos de municipios vecinos como Ticul, Chumayel, Teabo, Chapab y hasta de Santa Elena.

Exportaciones

Acerca de la nueva normalidad, el Secretario del Ayuntamiento comentó que la población en lo general sí ha seguido las recomendaciones sanitarias y en todos los negocios que han abierto se disponen de letreros informativos, así como el uso obligatorio del cubrebocas y demás medidas de prevención.

Por otra parte, el propietario de la comercializadora “Citrikus”, José Justino Ku Ku, expuso que hace apenas dos semanas que reinició actividades la planta luego de tres meses de parálisis por la contingencia sanitaria.

Añadió que actualmente la empacadora opera al 50 por ciento de su capacidad y ya comenzó a enviar semanalmente unas 60 toneladas de limones locales a MacAllen, Estados Unidos, así como alrededor de 20 toneladas para la zona de la Riviera Maya y Cancún.

Indicó que lograr alcanzar el mercado estadounidense no ha sido fácil porque son compradores muy exigentes, pero gracias a la calidad de los productos de la zona y del cuidado sanitario y demás normas que cumple la comercializadora la exportación de cítricos va por buen camino.

La empacadora inicialmente se llamó “Naranjeros de Dzan” y funcionó en algún momento con la colaboración de la Iglesia Católica, actualmente es operada por una sociedad privada y genera cuando menos 25 empleos directos, muchos más indirectos, lo que contribuye a la economía de la localidad.

En el municipio de Dzan existe actualmente alrededor de seis mil 500 hectáreas de cultivos citrícolas, de los que tres a cuatro mil están activadas y producen en su mayoría limón.

Actualmente la empacadora compra el huacal de 18 kilos a un precio de entre 35 a 40 pesos.

Fuente: Inforural.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *