Destinado al fracaso cambio de atribuciones de inspección y vigilancia de Conapesca a Marina

Cd Mex-.

Transferir las facultades de inspección y vigilancia de la Conapesca a la Secretaría de Marina (Semar), no es la solución a los graves problemas que se viven en los mares y aguas interiores de México, donde existe un completo abandono y todo es simulación.

En entrevista con Excélsior, un oficial federal de pesca con 17 años de servicio al que llamaremos “Pedro”, para evitar represalias en su contra, pinta un panorama completo de lo que enfrentan a diario en el campo para poder cumplir con su trabajo, el que cada vez es más peligroso.

Destacó que la pesca ilegal, los cobros de derecho de mar, el narcotráfico, el tráfico de personas y por supuesto, la corrupción, son algunos de los males que aquejan a la pesca en México.

Explicó que de prosperar la iniciativa de reforma del Grupo Parlamentario de Morena en la Cámara de Diputados, los marinos “entrarán a ciegas” a tratar de resolver una situación que tiene vicios desde el origen.

“Pedro” quien tiene experiencia en comisiones en el noroeste y sureste de la República Mexicana, detalló que la inspección y vigilancia no funcionan porque no hay un ordenamiento pesquero, es decir, no se tiene un censo real para saber cuántos pescadores, embarcaciones, redes y permisos hay en el país.

La Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables carece de reglamento desde hace 13 años, lo que prácticamente impide que pueda ser operada de manera efectiva.

No existen reglas de trazabilidad y etiquetado para rastrear un producto pesquero desde que sale del mar hasta que llega al plato del consumidor final.

Hay un rezago de miles de expedientes de actas administrativas sin atender, concentradas en las oficinas centrales de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), en Mazatlán, que a lo largo de los años se acumularon, lo que fomenta la impunidad porque en los hechos no se sancionan las prácticas ilícitas.

Además de que en México los delitos ambientales no son graves y las personas que son detenidas con especies protegidas salen inmediatamente, porque no ameritan prisión preventiva.

fuente: Excelsíor.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *