Digitalización de la banca de desarrollo

La transformación digital reduce brechas en distintos ámbitos de nuestra vida, como el financiero, la educación, la salud, el acceso a la información y la adquisición de bienes, entre otros. La demanda de los consumidores por experiencias cada vez más rápidas y personalizadas están marcando la pauta de los nuevos modelos de negocio; la pandemia mundial de 2020 ha obligado al ámbito financiero, al igual que otras actividades, a responder con rapidez y aprovechar los beneficios de los canales digitales.

Resultado de la investigación del Banco Interamericano de Desarrollo “Hacia la Transformación Digital de la Banca Pública de Desarrollo en América Latina y el Caribe” realizada en 2019 y 2020, queda documentado que el desarrollo tecnológico ha sido clave para la evolución del sector financiero permitiendo mejorar el desempeño y alcance de las empresas; de esta manera, la banca de desarrollo también está siendo dirigida de manera inminente a su transformación digital.

De acuerdo al estudio, la aceleración de los desarrollos tecnológicos de la industria bancaria y la banca de desarrollo, está siendo dirigida por dos fuerzas tecnológicas disruptivas: las fuentes alternativas de datos (Open Banking) y la conectividad (aplicaciones en línea).

En el caso específico de la región de América Latina y el Caribe, que existen asimetrías de la información entre deudores y acreedores que incrementan el riesgo percibido por los acreedores, reduciendo con esto, las oportunidades de acceso al crédito e incrementando el costo del financiamiento. Estas aplicaciones tecnológicas, amplían la capacidad para obtener información de calidad que junto con una buena gestión de datos promueve la generación de productos diferenciados, ofrecer productos adaptados a cada perfil basados en la parametrización y modelización de datos.

Mediante encuestas realizadas a 35 de los 65 bancos de países miembros de la Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo (ALIDE), concluye que en la región el aprovechamiento de la tecnología se ha enfocado en tres aspectos: 1) mejorar la experiencia del cliente, 2) hacer más eficientes los procesos mediante la digitalización, y 3) hacia el modelo de negocio, con cambios a tecnologías digitales.

Mostró que aproximadamente el 58% de los bancos tienen entre 1 y 3 años que iniciaron sus estrategias de transformación, de estos, 27% ha logrado acortar el tiempo de respuesta generado beneficios hacia los clientes, y 12% logró ampliar el acceso al crédito de segmentos no atendidos.

Los retos de la digitalización son significativos, y entre ellos se observan la dificultad de sustituir los procesos actuales y adaptar la arquitectura de sistemas, la falta de cultura organizacional para adoptar nuevos procesos, falta de conocimientos metodológicos y de capacitación, entre los principales.

Como parte de la banca en apoyo a las actividades agropecuarias, FIRA está impulsando su transformación hacia procesos digitales que le permitan acercarse a un mayor segmento de productores mediante alternativas de información que generen de manera innovadora un perfil del acreditado, así como ampliando el acceso al financiamiento mediante canales no tradicionales. Teniendo como un objetivo prioritario la inclusión financiera, el aprovechamiento de las tecnologías digitales son un paso necesario que traerá beneficios a los productores del sector.

*Angélica Fermoso Gómez es especialista de la Subdirección Técnica y de Redes de Valor. “La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA”

Fuente:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *