28.5 C
Chihuahua
martes, mayo 24, 2022

La guerra del mezcal

Una Denominación de Origen debe contar con tres elementos: declaratoria de protección, Norma Oficial Mexicana y organismo de certificación.

 

Conforme a la legislación vigente, una Denominación de Origen debe contar con tres elementos: declaratoria de protección, Norma Oficial Mexicana y organismo de certificación.

El 28 de noviembre de 1994 se publicó en el Diario Oficial de la Federación, la resolución mediante la cual se otorga la protección prevista a la denominación de origen Mezcal, para ser aplicada a la bebida alcohólica del mismo nombre.

Mezcal es una denominación de origen que presenta particularidades con respecto a otras, debido en primer lugar a la dimensión del territorio protegido, las constantes ampliaciones de la zona de protección y la interacción de grandes productores.

Estos últimos emplean técnicas modernas, con familias productoras cuya capacidad es mínima tanto en cuestión de prácticas de elaboración como en cantidades.

Esa brecha entre productores conlleva un tema social que en ocasiones genera fricciones entre productores.

El organismo de verificación tiene como finalidad comprobar la calidad del producto, abarcando toda la cadena productiva; es decir, desde la plantación de agaves hasta el envasado y comercialización.

En el caso del mezcal, el organismo de certificación era el Consejo Regulador del Mezcal, el cual estuvo funcionando varios años y si bien no tenía suficiencia de recursos mantuvo la operación hasta el año 2021.

Derivado del cambio de dirigencia, se generó un problema que de no controlarse puede tener implicaciones sociales.

La dirigencia saliente, que lideró por años Hipócrates Nolasco, llevó a cabo un cambio de estatutos privilegiando a la representación, a través de delegados y una modificación estructural, la cual incluía la creación de un cuerpo de vigilancia.

Un sector de los socios del Consejo se inconformó y convocó a una asamblea, en la cual se desconocieron los cambios referidos en el párrafo anterior y se eligió una nueva dirigencia, encabezada ahora por Abelino Cuetero, misma que fue desconocida por el sector afín a la administración saliente que votó por otro cuerpo directivo.

Actualmente la labor de certificación está siendo realizada por las dos facciones en pugna, lo cual genera incertidumbre en los productores, pero también en los compradores.

A estos dos grupos se suma un tercero, representado por Juanito Martínez, constituido por los pequeños productores que consideran necesario una certificación con precios preferenciales, dada su limitada capacidad económica.

De no solucionarse este problema, se pone en riesgo la credibilidad de la Denominación de Origen y la viabilidad de los pequeños productores tradicionales.

Fuente: EL FINANCIERO

Artículos relacionados

Categorias

DEL ARCHIVO

PUBLICIDAD