12.3 C
Chihuahua
domingo, noviembre 27, 2022

Crisis inflacionaria en alimentos

En un momento en que la economía mundial se estaba recuperando de la pandemia de COVID-19 y sus alteraciones en las cadenas de suministro, en la oferta y en la logística, existen una serie de factores que han provocado un aumento en los precios de los commodities y servicios básicos que se ha reflejado en mayores inflaciones, incluyendo en los alimentos.

Desde el 2021 inicia la escalada de precios

Desde el año pasado, la inflación comenzó a aumentar debido a la reactivación de las economías, principalmente de los países desarrollados, así como el alza de los precios de energéticos, de los fletes marítimos, de los fertilizantes y de los commodities agropecuarios, a lo que se ha sumado el conflicto entre Rusia y Ucrania que está generando más presiones al alza.

Como resultado, se registra un fenómeno inflacionario a nivel mundial. Como ejemplo, en Estados Unidos, la inflación pasó de 1.4 a 7.0% de 2020 a 2021; en el caso de Canadá, fue de 0.7 a 4.8%, en la UE de -0.3 a 5.0%, en Japón de -1.2 a 0.8% y en Brasil de 4.5 a 10.1%.

En 2021, en México, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) fue de 7.36% desde un 3.15% en 2020; el de los productos agropecuarios fue de 15.78% y para los alimentos, bebidas y tabaco fue de 8.11%

El alza en precios que se registra actualmente en el sector agroalimentario es resultado de diversos factores externos con los que nuestro país está vinculado por tratarse de una economía de libre mercado, y que impactan directamente sobre los precios locales.

En 2021, de acuerdo con la FAO, el precio de los alimentos fue 28.1% mayor al 2020, el precio del petróleo creció 66.4%, el gas lo hizo en 91.5% y los precios mundiales de los fertilizantes se incrementaron en más del 100%, a niveles no registrados desde la crisis financiera del 2008-09.

Las alteraciones logísticas y la alta demanda de contenedores también provocaron que las tarifas de transporte, particularmente marítimo, se elevaran de manera importante hasta en 800%, además de que la saturación de algunos puertos y prohibición de atraque también generó que los tiempos de tránsito aumentaran de manera considerable.

El Conflicto bélico entre Rusia y Ucrania agrava el problema

Por su parte, la invasión de Rusia a Ucrania a principios del 2022 vino a exacerbar los pronósticos, por el papel importante que tienen estos países en el mercado mundial, especialmente en granos básicos, fertilizantes y energéticos.

Rusia y Ucrania representan 24% de las exportaciones globales de trigo, maíz y cebada; 50% de los productos de girasol (semillas, harina y aceite) y 21% de la colza, mientras que por sí solo, Rusia es uno de los mayores exportadores de fertilizantes del planeta: aporta 23% del amoniaco mundial; 17% del potasio; el 14% de la urea, y el 10% de los fosfatos, por lo que las interrupciones en el suministro naturalmente podrían hacer que los precios se disparen más desde niveles que, de por sí, ya son muy elevados.

Al primer cuatrimestre del año, las condiciones inflacionarias siguen persistiendo; el precio de los alimentos de acuerdo con FAO se ha incrementado un 18.3% en comparación con el promedio de 2021, el petróleo tuvo un incremento del 43.0%, el gas natural del 32.5% y los fertilizantes se mantienen en un rango del 38 al 75%.

En solo dos años el incremento en los precios de estos productos en enorme, es un problema que estamos importando del exterior.

En México, el INPC de abril llegó a 7.68% mientras para los productos agropecuarios fue de 14.36%, y para la industria de bebidas y tabaco de 10.88%; en cuanto al Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) este fue de 10.35%; para las actividades primarias de 14.38%; para la industria alimentaria del 14.42% y para la industria de bebidas y tabaco de 6.39 %.

El cambio climático, otro factor

Es importante no dejar de lado los efectos del cambio climático que cada vez son más recurrentes y evidentes: tormentas, ciclones, inundaciones, incendios, entre otros, que inciden de manera directa en las actividades del sector agroalimentario.

La presencia del fenómeno de “La Niña”, asociado a condiciones de sequía también ha sido un hecho recurrente durante los últimos años, con pronósticos de un 53% de que se extienda hasta el verano de este año, lo que reduce los pronósticos en la productividad de los cultivos y por ende en la producción.

Se anuncia paquete contra la inflación y carestía de alimentos

El Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, dio a conocer el “Paquete contra la Inflación y la Carestía (PACIC)” que establece medidas y acciones cuyo objetivo es que los precios de los combustibles y de los alimentos no continúen al alza y se pueda combatir el incremento en la inflación que afecta principalmente a la población mas vulnerable de nuestro país.

Como Consejo Nacional Agropecuario nos sumamos a esas medidas, promoviendo acciones encaminadas en varios rubros: evitar el aumento injustificado en los precios de los alimentos; promover una mayor eficiencia en los procesos de producción y también acciones para aumentar la producción nacional en ciertos productos básicos.

Esencial, fortalecer la producción nacional de alimentos

Es importante resaltar que, considerando que México es un gran importador mundial de productos básicos (ejem. granos, oleaginosas, cárnicos y lácteos) y con una tendencia creciente en los volúmenes comprados en el exterior, lo que suceda con los precios internacionales de los commodities impacta directamente en los costos de producción y en los precios de los alimentos.

El alza en los precios de los alimentos provoca también una contracción en los mercados, es importante señalar que esto no conviene a nuestros productores y afecta de manera muy importante a la población de más escasos recursos.

El apoyo a los productores en este momento de coyuntura es crucial; se requieren políticas públicas eficaces que apoyen la productividad, creando condiciones que le permitan a los actores de las cadenas de suministro ser resilientes a este tipo de situaciones que vulneran su capacidad productiva. Es necesario implementar programas de fomento productivo que incentiven las actividades y reduzcan los costos de producción; apoyar y promover la mayor utilización de herramientas de administración de riesgos, y en general, generar las condiciones que les permitan tener una respuesta rápida y eficaz ante cualquier tipo de riesgo.

En suma, el escenario actual vulnera a todos los eslabones de las cadenas productivas, ante lo cual es necesario formular respuestas de política que ayuden a sortear estos desafíos que ponen en riesgo la productividad y producción de los agricultores, mientras los consumidores se enfrentan a una menor disponibilidad de alimentos y a precios más altos.

Fuente: Por Luis Fernando Haro | Encinas Director General Consejo Nacional Agropecuario

Artículos relacionados

Categorias

DEL ARCHIVO

PUBLICIDAD