Notas

La cura del gigante

BLOG DE LA CONAFOR.

El cardón gigante columnar es la cactácea más grande del mundo, llega a medir 20 metros y pesa entre 10 y 25 toneladas. Sin embargo es una especie vulnerable a plagas y enfermedades forestales.

El cardón gigante columnar (Pachycereus pringlei) es de gran importancia en las zonas áridas de Baja California Sur debido a que es refugio y alimento para la fauna silvestre.

Se trata de una especie clave en el ecosistema peninsular, pues sus flores, frutos y semillas constituyen alimento de primer orden y abrigo a diversidad de especies, desde insectos hasta mamíferos.

A pesar de ser la especie de la familia de las cactáceas más grande del mundo, el cardón se ha visto afectado por plagas y enfermedades forestales, que fuera de control pueden provocarles la muerte.

En 2011 se realizaron monitoreo y dignóstico fitosanitario por parte del personal de la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) en Baja California Sur y se observaron daños en poblaciones de cardón, sin embargo, no existían antecedentes de tratamientos a cactáceas, solo dos artículos realizados por el Centro de Investigaciones Biológicas (CIBNOR).

Lo que afecta a los cardones es el barrenado en la región apical de los brazos, que se refiere al consumo por parte de larvas de la médula que se encuentra en cada brazuelo del cactus, lo que provoca una necrosis y la muerte del ejemplar.

En otros casos las larvas provocan orificios mediante los cuales eliminan sus desechos, y funcionan como entrada a otros parásitos.

Cuando estos desechos se secan forman tumores externos de 5 a 10 centímetros de diámetro.

Control y combate a la plaga

En junio de 2011, personal de la CONAFOR trabajó en la búsqueda de un método de control y combate de plagas forestales, que no incluyera la aspersión de productos químicos para no afectar los insectos benéficos que se hospedan en los cactus y en el ecosistema forestal.

El mecanismo conocido como endoterapia vegetal, que se refiere a inyecciones sistémicas de alta presión, es un método alternativo de tratamiento fitosanitario del arbolado urbano de bajo impacto ambiental.

Este sistema consiste en la inyección en el tronco de una sustancia nutritiva o fitosanitaria que es colocada a  través del xilema de la planta en sentido de la base al ápice.

Esta inyección está compuesta a base de insecticidas, fungicidas, bactericidas, antibiótico y fertilizantes macro y micro.

De 2011 a 2018 la CONAFOR ha atendido una superficie de 8 mil 909 hectáreas y se han inyectado 534 mil 540 ejemplares de cardón, lo que representa un importante aliado de la sanidad forestal en Baja California Sur.

La investigación científica

En 2017 durante el XIX simposio de parasitología forestal, Baja California Sur (CIBNOR-CONAFOR) presentó por primera vez a nivel nacional el inventario fitopatológico  de la cactácea, con el objetivo de generar una base de datos de las enfermedades, grados de severidad y su asociación a un posible causal que están afectando las poblaciones de cardón.

Además se estableció una correlación de los factores ambientales con los resultados almacenados en las bases de datos y proponer un programa fitosanitario regionalizado.

En este evento, donde participaron especialistas del sector forestal e investigadores, se realizó una mesa de trabajo donde estuvieron presentes siete estados que también presentan problemas de sanidad en cactáceas y se acordó dimensionar el problema, plasmar en un documento la problemática de cada entidad.

En este sentido, Baja California Sur es punta de lanza en investigación científico-forestal, con estudios que permitirán en años próximos la erradicación de diversas plagas forestales que afectan el entorno desértico de una de las especies predominantes en la región.

En julio de 2018 La Paz será sede del taller Escalas de evaluación de daños de cactáceas columnares, con la participación de especialistas en el tema forestal de 25 estados del país, quienes intercambiarán conocimiento científico para encontrar soluciones viables a estas plagas y enfermedades que podrían acabar con esta emblemática especie.

Lo que no sabías del cardón

Un cardón nace de una semilla milimétrica y llega a medir 20 metros de altura.

Es conocido con nombres comunes como cardón gigante, cardón pelón, sagueso y sahuaro.

Es representativo y la principal marca de las zonas áridas y semiáridas del desierto sonorense, que comprende la Península de Baja California y Sonora.

Cada ejemplar puede tener entre 11 y 17 costillas verticales. Además de proporcionar soporte mecánico, la elevación del tallo de esta cactácea sirve como órgano de almacenamiento fotosintético y de almacenamiento de agua.

Después del primer año pueden protegerse a sí mismos contra la depredación, debido a la producción de compuestos tóxicos, como los alcaloides.

La mayoría de las cactáceas no tienen espinas, el cardón es una de ellas.

Tiene un crecimiento muy lento, de apenas algunos centímetros de crecimiento por año, y tiene una vida útil de cientos de años.

Es resistente a patógenos y plagas letales cuando se detectan a tiempo para su control.​