Noticias

Le ‘sacan jugo’ al negocio de la carne

CIUDAD DE MÉXICO. México y Estados Unidos han logrado una integración interesante en la cadena de producción de la carne.

El país exporta un volumen importante de ganado en pie que termina de engordar en EU, pasa por su cadena de producción y luego se convierte en carne que se exporta no sólo a México sino a otras naciones.

El Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) le permitió al país dar un paso hacia una economía abierta, y uno de los resultados de esto fue la manera en que se integraron las cadenas de valor, según lo que ha destacado Kenneth Smith, designado como jefe de la negociación técnica para la modernización del ahora llamado Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

En una presentación que hizo en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), explicó que con dicho Tratado, México dejó de ser una de las economías en materia comercial más cerradas del mundo.

“Uno de los aspectos no tan evidentes cuando se negoció el TLC, pero que fueron muy importantes, es la manera en que integramos las cadenas de valor en América de Norte al establecer las mismas reglas para los tres países”, apuntó.

Afirmó que el TLC no sólo generó más comercio sino una interconexión en las cadenas de valor que han traído grandes resultados para las tres naciones.

En el sector cárnico distinguió la integración de las cadenas de valor que le han permitido a los tres países vender cortes de carne de res en mercados competitivos como Corea o Japón, donde antes no se entraba.

“Nosotros compramos material genético de EU. Nacen aquí las reces, cruzan a pie, hay un comercio enorme de ganado en pie de México a EU, se sacrifica en EU y la carne que resulta de esos productos se exporta a todas partes del mundo y se consume en América del Norte”.

“Nosotros representamos el 20 por ciento de las exportaciones totales de carne de Estados Unidos, mientras que somos el 35 por ciento de lo que compra EU de ganado en pie. Ése es un ejemplo de cómo la integración de cadenas de valor también se da en el sector primario”, mostró.

Smith Ramos destacó la importancia de la relación comercial entre los dos países al referir que México es el quinceavo exportador más grande del mundo y el primero en América Latina, además de que es el quinto receptor de Inversión Extranjera Directa (IED) entre los países emergentes.

Desde el TLC, el comercio entre EU y México se ha multiplicado casi siete veces y un total de 1.5 mil millones de dólares se comercializan bilateralmente cada día en bienes.

HARLENE DOMÍNGUEZ. REFORMA