A más de cinco años de la crisis sanitaria provocada por el virus de influenza aviar AH7N3 que afectó a numerosas granjas de Jalisco en el 2012, México ha dejado de exportar productos avícolas por más de 1,000 millones de dólares.

“Hemos dejado de exportar cuando menos 200 millones de dólares por año, así que estamos superando ya los 1,000 millones de dólares de exportaciones avícolas que se han perdido cuando menos”, dijo a El Economista el expresidente de la Comisión Internacional del Huevo (IEC, por su sigla en inglés), César de Anda Molina.

Indicó que tras la crisis sanitaria que obligó a sacrificar 22 millones de gallinas en granjas de Jalisco, el mes pasado se abrieron nuevamente las puertas del mercado europeo para la exportación de huevo en polvo, después de permanecer cerradas un lustro.

“Esto llega en un momento muy oportuno porque se están llevando a cabo las negociaciones para actualizar el Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México, y esa negociación debe contemplar un incremento en las cuotas de exportación de huevo en polvo a la Unión Europea”, sostuvo De Anda Molina.

CELERIDAD

No obstante, afirmó, es urgente que el gobierno federal acelere el paso tanto para aumentar las exportaciones europeas como para conquistar nuevos mercados como Rusia y Corea.

“Que Senasica (Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria) acelere su capacidad de Relaciones Exteriores; que Senasica sea mucho más contundente y definida en abrir nuevos mercados para los productos agropecuarios”, urgió el empresario avícola jalisciense.

Tras afirmar que México tiene un enorme potencial para exportar productos avícolas, el expresidente de la IEC subrayó que para detonarlo se requiere cumplir con las normas de producción existentes y entrar a un proceso de mejores prácticas por parte de la Iniciativa Privada.

Al mismo tiempo, Senasica debe “ir al mismo ritmo que la Secretaría de Economía, renegociando el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, renegociando el tratado de la Unión Europea”, señaló el industrial.

Asimismo, puntualizó que “Senasica tiene que ir al mismo ritmo que el resto del equipo negociador, para que con sus protocolos sanitarios esté listo cuando las actualizaciones de los tratados estén terminadas, y que no sea un pretexto para que se tarden años posteriormente a la firma de un nuevo tratado para exportar productos mexicanos. Senasica tiene que ir al mismo ritmo que las empresas privadas”.

México actualmente es el cuarto productor mundial de pollo y el sexto productor de huevo en el mundo; sin embargo, las exportaciones, expuso César de Anda, no pintan y no han sido una prioridad para la industria hasta este momento.

estados@eleconomista.mx