Agricola Noticias

Presentan en San Lázaro libro sobre la tenencia de la tierra y la importancia social del ejido

COMUNICACIÓN SOCIAL CÁMARA DE DIPUTADOS.

PALACIO LEGISLATIVO. El Comité del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), de la Cámara de Diputados, presentó el libro “Historia de la Tenencia de la Tierra y Organización Política en México, el Ejido de Santa Rosa Jáuregui, Querétaro” de Lauro Jiménez Jiménez, en el que relata el proceso de dotación de la tierra y los conflictos agrarios.

El diputado priista José Hugo Cabrera Ruiz, presidente del CEDRSSA, afirmó que la publicación brinda la oportunidad de recordar a una institución social: el ejido, figura jurídica nacida en la época postrevolucionaria del México del siglo XX que arropó a los nuevos tenedores de la tierra social en el país.

Dio a conocer que el libro formará parte de la colección de estudios y testimonios rurales de la Cámara de Diputados y del CEDRSSA. “Nuestro acervo histórico y cultural se beneficia con esta obra regional que nos brinda un testimonio en la vida del denominado Bajío del país”.

Agregó que con este trabajo se envía un mensaje a investigadores, emprendedores y estudiantes para que realicen proyectos de todas las entidades del país.

“Apoyar al campo mexicano con créditos accesibles y con una mayor certidumbre en el mercado de granos son factores que dan impulso a las comunidades agrícolas; en eso estriba, la remembranza de esta obra, de recordarnos que la Ley Agraria y el ejido siguen vigentes”.

El director general del CEDRSSA, Héctor Hugo Olivares Ventura, dijo que el libro tiene muchas virtudes y aciertos. Sus casi 300 páginas contienen historia bien documentada y de gran riqueza sobre la tenencia de la tierra y la organización política en México, así como sus efectos por la dotación del ejido de la tierra.

“Esta obra contribuye a llenar un vacío de la historia nacional, por ello, felicito al autor por su entrega para abordar la esencia del proceso revolucionario y de la lucha por la tierra en la historia de Querétaro”, subrayó.

También tiene la virtud de sentar su objeto de estudio a partir de algunas de las corrientes sociales que transformaron Europa, así como el impacto que éstas tuvieron en la nueva España; en este sentido, trata de la conquista, la colonización y la evangelización del nuevo mundo, la organización política y la propiedad de la tierra.

Escribe también sobre la fundación y poblamiento del pueblo de indios de Querétaro y su distrito, y el origen de la propiedad en los valles del estado y de San Juan del Río.

Olivares Ventura mencionó que el libro ayuda a entender mejor, no solo el verdadero origen de la lucha revolucionaria, sino a la misma sociedad que la produjo para impulsar una reforma agraria que consistió en la expropiación de tierras a los hacendados.

El historiador y autor Lauro Jiménez agradeció al diputado y al CEDRSSA porque su obra formará parte del Consejo Editorial de la Cámara de Diputados. Confió en que el libro abrirá grandes expectativas sobre el futuro social de Santa Rosa, en cuanto a su riqueza y patrimonio histórico-social, desde su origen prehispánico, el virreinato y el México independiente.

El director en jefe del Registro Agrario Nacional (RAN), Froylán Hernández Lara, dijo que el ejemplar muestra cómo las instituciones sociales, políticas y culturales han influido de alguna medida en la forma de la tenencia de la tierra en el campo.

Mencionó que la definición de la tierra como un instrumento para alcanzar bienestar social está explícito en la Constitución, pero falta camino por recorrer y se deben buscar soluciones prácticas y eficaces para tener certeza jurídica sobre la propiedad, el progreso económico y una mejor calidad de vida de mujeres y hombres del campo.

Ante ello, puntualizó la importancia de colocar al campo en el centro del debate político, además de que, “las instituciones necesitan apoyo para implementar políticas públicas que permitan la regularización de la propiedad ejidal. El Poder Legislativo puede impulsar presupuesto suficiente para que las tareas institucionales se cumplan con eficacia, es evidente la necesidad de una política de regularización fuerte”.