La biotecnología salvó al algodón y a la papaya

El martes pasado, entregaron en Palacio Nacional una carta para el presidente Andrés Manuel López Obrador suscrita por 140 investigadores, académicos y técnicos en diferentes instituciones públicas, sociales y privadas, a favor del uso de transgénicos en México. La firman el presidente y varios ex presidentes de la Sociedad Mexicana de Biotecnología y Bioingeniería, 10 premios nacionales de Ciencias, miembros de El Colegio Nacional, y destacados científicos.

La petición es que deseche la solicitud de Miguel Concha, el pintor Francisco Toledo y varias organizaciones para expedir un decreto que prohíba el uso de transgénicos.

El documento de siete páginas también está dirigido a los secretarios de Salud, Agricultura y Medio Ambiente y ahí se afirma que los demandantes no ofrecen “argumentos ni jurídicos, ni científico-técnicos”, para impedir el funcionamiento del marco regulatorio sobre bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados (OGM).

En México se han desarrollado variedades de cultivos agrícolas o cepas de microorganismos para el procesamiento de alimentos o la producción de medicamentos, y “después de 23 años de siembra y consumo de cultivos transgénicos, ni las proteínas bioinsecticidas utilizadas para combatir plagas de orugas en algodón y maíz, ni las enzimas que brindan tolerancia a herbicidas utilizados para controlar malezas en la soya, han causado daño alguno al ambiente ni a los consumidores”.

Señalan que “desarrollos recientes como son la tolerancia a la sequía en el maíz y la caña de azúcar, el enriquecimiento para suministrar vitamina A y hierro directamente en el arroz, son solo algunos ejemplos de aplicaciones con impactos positivos e inmediatos en la nutrición humana y preservación de servicios ambientales. La biotecnología moderna ha rescatado de la desaparición los cultivos de papaya en Hawaii y en México, la del algodón en la Comarca Lagunera, y ha generado variedades con resistencia a plagas en hortalizas como la papa, el jitomate y la berenjena, y en frutales se protege actualmente a los cítricos de devastadoras virosis”. Hay más.

J. JESÚS RANGEL M. ESTIRA Y AFLOJA. MILENIO DIARIO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *