No hay nada qué festejar con un crecimiento de 0.1%, sostiene el morenista José Narro Céspedes

En el semestre el agro mexicano cayó 3.4 por ciento, afirma // El Campo es de Todos demanda modificar las políticas del sector // A pesar de la ley garrote realizarán protestas en Chiapas y Tabasco, advierte.

El senador José Narro Céspedes (Morena) manifestó sus diferencias con el diagnóstico del presidente Andrés Manuel López Obrador acerca de la economía, y advirtió: No hay nada qué festejar con un crecimiento de 0.1 por ciento, en un entorno donde uno de los sectores más perjudicados es el campo.

El presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca del Senado resaltó que el agro mexicano decreció 3.4 por ciento, lo cual es grave, ya que en el sexenio pasado creció entre 4 y 5 por ciento y se convirtió en el motor de la economía.

Sostuvo que aunque el país no está en recesión, hay un proceso de desaceleración económica, con un gran quebranto sobre todo para los pequeños agricultores, lo que obliga a modificar la política para el sector, que ahora se está cayendo y requiere apoyo.

Expuso que, de acuerdo con un estudio de la Universidad Autónoma Chapingo, 96 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación del año pasado se canalizó a las grandes empresas y sólo 3 por ciento a las organizaciones sociales de minifundistas, ejidatarios y comuneros, que son los que producen 70 por ciento de los alimentos.

Si se cae el campo, se cae el país, insistió el senador morenista Narro Céspedes en conferencia de prensa, en la que estuvo acompañado por integrantes del movimiento El Campo es de Todos.

Destacó que siguen en espera de la instalación de una mesa de diálogo con el Presidente de la República.

El decrecimiento del sector agropecuario, explicó, es consecuencia de la desatención del sector y por ello seguimos convocando al presidente López Obrador a una reunión con los dirigentes de las organizaciones campesinas.

Insistió en que la economía es extremadamente débil y calificó de autoengaño considerar como logro el 0.1 por ciento cuando el año pasado teníamos un crecimiento de 1.9. A su juicio, se requiere que en el segundo semestre la economía crezca 4 por ciento.

Por su parte, Fancisco Jiménez Pablo, dirigente de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, expuso: Preocupa que el presidente López Obrador diga que vamos bien cuando hay una desaceleración en el campo y se ha desmantelado y dejado sin atención a ejidatarios y comuneros.

Manifestó que a las organizaciones campesinas les preocupa también que no haya un cambio de fondo y persistan las mismas políticas asistencialistas que han impulsado los gobiernos neoliberales durante 36 años.

Jiménez Pablo expresó que están en contra de la llamada ley garrote que recién aprobó el Congreso de Tabasco, y aseguró que a pesar de ello integrantes del movimiento El Campo es de Todos saldrán en caravana hacia el sur con la finalidad de exponer sus demandas.

Anunció que realizarán movilizaciones en Chiapas y Tabasco, porque no vamos a dejar que se liquide el derecho que hemos conquistado a la lucha callejera y la resistencia.

ANDREA BECERRIL Y VÍCTOR BALLINAS. LA JORNADA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *