Recursos Federales para el Campo PPEF 2020 vs PEF 2019

0
239

NOTA INFORMATIVA DEL CEFP. CÁMARA DE DIPUTADOS. SEPTIEMBRE 2019.

PRESENTACIÓN. En la presente nota se realiza un análisis comparativo, de los recursos federales asignados al sector agropecuario, entre el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 (PEF 2019) y el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2020 (PPEF 2020).

Esto con el propósito de dar a conocer a los diputados la propuesta del Ejecutivo Federal en materia de gasto para el campo mexicano, en el marco al proceso de análisis del Paquete Económico 2020, para la posterior aprobación del Presupuesto de Egresos 2020.

Antecedentes

Conforme a cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en México el sector agrícola contribuye con 3.1 por ciento a la economía en su conjunto; sin embargo, al considerar la contribución del sector agropecuario ampliado, que incluye las actividades primarias, de transformación (agroindustria), insumos y servicios, el aporte de este sector al Producto Interno Bruto (PIB) es de alrededor de 7.5 por ciento (1).

Pese a esta aportación de las actividades agropecuarias a la economía del país, los recursos federales que se destinan al desarrollo del campo mexicano representaron en 2019 apenas 1.4 por ciento del PIB, esto considerando los recursos aprobados al Programa Especial Concurrente para el Desarrollo Rural Sustentable (PEC) en el PEF 2019, los cuales ascendieron a 352 mil 91.0 millones de pesos (mdp).

De hecho, a lo largo de los últimos años los recursos que la Federación destina para el desarrollo del campo, a través del PEC, han venido disminuyendo en términos reales en promedio anual 3.1 por ciento; a partir de 2012 y considerando la propuesta de gasto para 2020, según se aprecia en la gráfica siguiente.

Recursos aprobados al PEC, PPEF 2020 vs PEF 2019

En el PPEF 2020 se estima un monto de 331 mil 455.2 mdp para el PEC, monto inferior en 20 mil 635.8 mdp al aprobado en el PEF 2019, lo que en términos reales implicaría una reducción de 9.1 por ciento.

Hasta el ejercicio fiscal de 2019, el PEC distribuía sus recursos en diez vertientes, no obstante, en la propuesta del Ejecutivo Federal para 2020 ya no se consideran recursos para la Vertiente Laboral, como se muestra a continuación:

A pesar de la eliminación de la Vertiente Laboral, no es esta la que determinaría la menor asignación para el PEC en 2020, toda vez que esta vertiente en 2019 dispuso de un presupuesto de 35.0 mdp.

Las vertientes que determinarían el menor presupuesto en 2020, respecto a lo aprobado en 2019, son: la de Competitividad, para la cual se estima un gasto inferior, en 18 mil 286.5 mdp; y, la Social para la que el monto estimado es inferior en 14 mil 606.6 mdp. Estas variaciones se compensarían, parcialmente, con los mayores gastos previstos para las vertientes de: Salud, para la cual se proyectan 6 mil 337.7 mdp más que en 2019; y Agraria, para la que los recursos adicionales previstos, ascenderían a 5 mil 550.8 mdp, véase Anexo 1.

Con relación a las variaciones mencionadas, llama la atención la reducción de los recursos para la Competitividad, vertiente que debiera tener prioridad, pues en esta se ubican los recursos para el desarrollo de Agromercados Sociales y Sustentables, componente al que en 2019 se le aprobaron 6 mil 707.7 mdp, y para el cual en 2020 no se prevé ninguna asignación de recursos. De igual forma resulta relevante, la reducción en 96.6 por ciento de los recursos para el Programa de Fomento a la Agricultura, el cual en 2019 tuvo un presupuesto de 2 mil 741.7 mdp, y para 2020 solamente se prevén 100.0 mdp.

Conviene mencionar también, que dentro de la Vertiente Financiera desaparecerían para 2020 los recursos para Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND); Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA); y Fondo de Capitalización e Inversión del Sector Rural (FOCIR), para los cuales en 2019 se aprobaron en conjunto 829.1 mdp, de manera que en esta vertiente se prevén para 2020 solamente recursos para AGROASEMEX, 605.9 mdp, monto inferior en términos reales en 51.7 por ciento a lo aprobado en 2019.

En este contexto, en 2020 se destinarían menos recursos al desarrollo productivo del campo mexicano, lo que contrasta con lo establecido en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024: impulsar la autosuficiencia alimentaria y rescate del campo, objetivo que resultará difícil de alcanzar, si se reducen los instrumentos financieros de apoyo al campo, así como los programas que impulsan la competitividad del mismo.

Ramo 08 “Agricultura y Desarrollo Rural” PPEF 2020 vs PEF 2019

La mayor cantidad de recursos federales para el desarrollo del campo se ubica en el Ramo 08 “Agricultura y Desarrollo Rural”, en consecuencia, es este Ramo el que aporta los mayores recursos etiquetados en el PEC, de hecho, es el único Ramo cuyo presupuesto está considerado al 100 por ciento dentro de ese programa transversal.

En este contexto, resulta relevante señalar que al igual que para el PEC, en la propuesta de gasto del Ejecutivo Federal para 2020, también se prevé una importante contracción de los recursos para el Ramo 08, por una cantidad de19 mil181.8 mdp menos que lo aprobado en 2019.

En el PPEF 2020 se estima para el Ramo 08 “Agricultura y Desarrollo Rural” un presupuesto de 46 mil 253.1 mdp, monto inferior en 31.7 por ciento, en términos reales, al presupuesto aprobado en 2019.

Esta reducción se concentra, principalmente, en los Programas Presupuestarios (Pp’s) U024 “Desarrollo Rural”, U025 “Agromercados Sociales y Sustentables”, U021 “Crédito Ganadero a la Palabra”, S240 “Programa de Concurrencia con las Entidades Federativas” y S259 “Programa de Fomento a la Agricultura”, para los cuales en conjunto se estima un gasto inferior en 22 mil 226.0 mdp.

Conviene mencionar que, para 2020 no se considera asignación alguna para el Pp U025 “Agromercados Sociales y Sustentables”, que en 2019 tiene un presupuesto aprobado de 6 mil 707.7 mdp; y cuyo objetivo consiste en promover la adecuada comercialización de cosechas excedentarias de los pequeños y medianos productores de cultivos elegibles, con servicios e incentivos otorgados con criterios de mercado, equidad y sustentabilidad, que propicien el ordenamiento del mercado y proporcionen certidumbre a las transacciones comerciales que permitan prevenir y en su caso, resolver problemas de comercialización para contribuir a la seguridad alimentaria del país (2).

Este Pp U025 “Agromercados Sociales y Sustentables”, según se señala en el documento emitido por la SHCP denominado Estructura Programática a Emplear en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2020, se prevé incorporarlo, como un componente, al Pp S259 “Programa de Fomento a la Agricultura”.

Del mismo modo, en ese documento se señala que también se prevé fusionar como parte del Pp S259 “Programa de Fomento a la Agricultura”, al Pp S257 “Programa de Productividad y Competitividad Agroalimentaria”, el cual en 2019 tiene una asignación presupuestal de un mil 298.4 mdp y cuyo objetivo consiste en impulsar la productividad en el sector agroalimentario, mediante inversión en capital físico, humano y tecnológico, a fin de garantizar la seguridad alimentaria mediante la inversión en las unidades económicas rurales. En suma, quedarían fusionados en el Pp S259 los Pp’s U025 y S257.

Sin embargo, dicha fusión no se ve reflejada en la estimación de gasto prevista para el Pp S259 “Programa de Fomento a la Agricultura” (PROAGRO), la cual prevé una reducción de 96.7 por ciento, en términos reales, al pasar de un presupuesto aprobado en 2019 de 2 mil 886.7 mdp a una estimación de gasto para 2020 de solamente 100.0 mdp.

En consecuencia, el gasto previsto para el Pp S259 “Programa de Fomento a la Agricultura”, no solamente sería muy inferior a su presupuesto actual, sino que evidentemente no contempla recursos para los dos programas que se fusionarían en él. Lo cual resulta relevante, dada la importancia de los objetivos de este programa, que consisten principalmente, en promover la adecuada comercialización de cosechas excedentarias de los pequeños y medianos productores de cultivos elegibles, con servicios e incentivos otorgados con criterios de mercado, equidad y sustentabilidad, que propicien el ordenamiento del mercado y proporcionen certidumbre a las transacciones comerciales que permitan prevenir y en su caso, resolver problemas de comercialización para contribuir a la seguridad alimentaria del país (3); más los objetivos relativos a los dos programas que se le agregarían.

Conviene mencionar que, también en la Estructura Programática a Emplear en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2020, se señala que se eliminaría el Pp U013 “Vinculación Productiva”, sin embargo, en el PPEF 2020 se prevé un monto de 3.7 mdp para este programa.

Por otra parte, los programas U020 “Precios de Garantía a Productos Alimentarios Básicos” y U023 “Producción para el Bienestar” conforme se muestra en el PPEF 2020, registrarían incrementos nominales de 4 mil mdp y 2 mil mdp, respectivamente, véase Anexo 2.

Cabe mencionar que, el objetivo del Programa U023 “Producción para el Bienestar” es incrementar la producción nacional de granos para contribuir a la autosuficiencia alimentaria nacional, mediante la dotación de liquidez y vinculación al acceso a servicios, para la inversión en actividades productivas con enfoque sustentable en los predios de pequeños y medianos productores.

Consideraciones Finales

Con base en el comparativo del PPEF 2020 con el PEF 2019 en materia de recursos para el desarrollo del campo, se observa, por un lado, una importante reducción en la previsión de gasto para el año 2020, y por otro un mayor énfasis en la orientación social del gasto, en detrimento del gasto productivo.

De manera que, desaparecerían en 2020 recursos productivos para pequeños productores, se reducirían, de manera importante, las previsiones de gasto para la competitividad y desarrollo de mercados, así como los apoyos para el financiamiento y aseguramiento del campo.

En contraste, se incrementarían los recursos para programas de abasto social y rural, así como los programas enfocados a la producción de autoconsumo, en detrimento de los apoyos para el desarrollo de mercados agroindustriales, y para el desarrollo de la ganadería y la pesca.