22.6 C
Chihuahua
jueves, agosto 18, 2022

Sequía provoca que la mitad de las abejas ‘huyan’ de las colmenas

MÉRIDA, Yucatán.-

Debido a la sequía que se ha tenido en el Estado en los últimos meses por las altas temperaturas, la planta conocida como el dzidzilché no ha florecido, siendo esta una da las más importantes para la producción de miel, por lo que se predice un panorama de baja cosecha, aseguró la productora y directora de Abeja Planet, Nelly Ortiz Vázquez.

“Estamos esperando la lluvia, hasta ahora no ha caído ninguna gota, eso nos afecta ya que dejamos de producir 50 por ciento menos que el año pasado en el mismo periodo por lo que sí esperamos que esta situación pase rápido”, explicó.

Informó que a pesar de que en estos momento se está viendo en mayor medida las flores del jabín, chacá y chechén estás llegan el momento que se “estresan” y se mueren por lo que les urge la presencia de la lluvia.

“Por la deforestación ha reducido el número de superficie en donde crecen dichas plantas lo que afectado la producción de miel, además debido a las altas temperaturas llegan a estresarse de tal medida que no florecen, no se mueren pero no tienen flores”, señaló. Indicó que en estos momentos están en el “vaivén” ya que el que también no haya lluvias no se produce la humedad por lo que se mejora la calidad de la miel elevando su precio; es mucho mayor en estos días.

“Por otra parte se puede decir que hay cierto beneficio tanto para el exportador como el productor porque si tiene el 17 por ciento de humedad se puede vender en 30 pesos el kilo, si tienen 19 por ciento el precio es de 28 pesos y si tiene de 20 por ciento para arriba es difícil que se venda o la compran a un precio menor de 15 pesos”, explicó.

Sin embargo, a pesar de lo anterior no se está teniendo una buena cantidad de producción por apicultor, esto se debe a que en los primeros meses del año al no contar con suficientes recursos este no le otorgó una buena alimentación a las abejas (azúcar) por lo que los resultados se están viendo en estos momentos. “Las abejas, ante la falta de alimentación, abandonaron sus colmenas; estimamos que alrededor del 50 por ciento se fueron, por lo que un apicultor si tenía 50 sitios para cosechar la miel solo se quedó con 25, lo que está haciendo que no se tenga una buena producción de este alimento”, señaló.

Fuente: EldiariodeMérida

Artículos relacionados

Categorias

DEL ARCHIVO

PUBLICIDAD