30.3 C
Chihuahua
martes, agosto 16, 2022

Granjas camaroneras en BCS viven su peor crisis

 

La Paz, Baja California Sur.-

Las granjas de camarón de Baja California Sur y de todos el noroeste del país enfrentan este año la mayor crisis de todos los tiempos, debido al retiro de programas y subsidios federales y a la caída en el consumo causada por la pandemia del Covid-19.

El presidente del Comité de Sanidad Acuícola de Baja California Sur Jorge Alberto Peón, alertó sobre un colapso de esta actividad; explicó que la crisis del sector data de al menos 5 años, aunque en el 2019 y lo que va del 2020 se agudizó tanto, que algunas las empresas esperaban sacar camarón coctelero en los meses de marzo o abril, al fin de recuperar algo de liquidez; sin embargo esto no fue posible debido al inicio de la pandemia que a su vez generó un drástico desplome en el consumo del crustáceo.
PEGA A GRANJAS POLÍTICA PESQUERA DE AMLO

Explicó que en esta problemática han incidido una serie de factores entre los que destaca el abaratamiento del producto, una situación que se agravó con el retiro de los apoyos federales, en el marco de la política de austeridad que implementa el presidente Andrés Manuel López Obrador y que para este año incluyó el retiro de subsidios a electricidad, gasolina y diesel.
Jorge Alberto Peón informó que en Baja California Sur la totalidad de las granjas utilizan motores de combustión interna, y en el caso de las de Sonora todas funcionan con electricidad; al haber retirado el subsidio, se pone en riesgo la viabilidad de la mayoría de las camaroneras.

HAY RIESGO DE QUIEBRAS

Derivado de lo anterior, no descartó la posibilidad de que este año algunos se vayan a la quiebra; Recordó que hace 20 años había en La Paz 12 laboratorios que producir semilla de camarón y que ahora sólo hay uno ubicado en las cercanías de San Juan de la Costa, y no cuenta con electricidad por lo que tiene que generar su propia energía, debido al alto costo que implica jalar la electricidad a una distancia de 300 metros.

Por desgracia, dijo, la CFE nos sale debiendo mucho a los sudcalifornianos por no cubrir el 100% del territorio y sobre todo las zonas rurales, y no creo que en este sexenio federal logremos que paraestatal logre cubrir nuestras necesidades, agregó.

CAMARONERAS, AL 50% DE SU CAPACIDAD

Asimismo, informó que en esta entidad hay aproximadamente 2500 hectáreas de vasos camaroneros pero trabajan al 50% de su capacidad debido a que los costos se han incrementado y los precios siguen deprimidos, al igual que el consumo; señaló que son 6 granjas camaroneras con una producción promedio de 2 toneladas por hectárea que comenzarán a levantar la cosecha en septiembre y octubre luego de 7 meses de trabajo, y en medio de un escenario económico nada favorable; el retiro de los subsidios fue el último clavo del ataúd, añadió.

Aclaró que gran parte del camarón que en esta época se vende en la entidad proviene de las bahías de Sinaloa, en donde los pescadores lo están vendiendo muy barato debido al desplome del consumo; en medio de la pandemia y sus efectos en la economía, para la población comer camarón no es una prioridad y es un lujo que no cualquier familia se puede dar, dijo Jorge Alberto Peón.

PESCADORES RIBEREÑOS, MALOS AUGURIOS

Entre los pescadores ribereños de Bahía Magdalena y el López Mateos de donde se extrae la mayor parte de este crustáceo, la situación es aún más complicada; Desde hace tres años esta pesquería ha dejado de ser negocio, debido a que la pesca ilegal acaba con el producto antes de la fecha oficial de explotación que inicia en septiembre y concluye en febrero.

Luis Camacho, líder pesquero de la región, informó que el precio de los productos del mar se ha desplomado hasta en más de un 50 por ciento, y solo se explotan volúmenes muy pequeños debido a que los compradores no tienen mercado.

PESQUERÍAS A MITAD DE PRECIO

Puso como ejemplo el caso de la langosta roja que se está pagando en playa a 319 pesos, cuando en noviembre pasado llegó a valer hasta 460 pesos el kilo; en el 2019, la sierra se vendía a 22 pesos y este año se está pagando a 13; la mantarraya gavilán se vende en la actualidad a 5 pesos el kilo contra los 13 del año pasado, y el pámpano que llegó a valer 20 pesos el kilo ahora se vende en 7.

Fuente> Inforural.com

Artículos relacionados

Categorias

DEL ARCHIVO

PUBLICIDAD