Pesquería de Yucatán, a punto de colapsar

MÉRIDA, Yucatán. La pesquería más importante del Golfo de México está a punto de colapsar ante el incierto panorama que enfrenta el sector pesquero en este inicio de temporada de captura del pulpo, comentó Enrique Salvador Sánchez Sánchez, Delegado de la Cámara Nacional de la Industria Pesquera y Acuícola (Canainpesca) en Yucatán, y Presidente de Exportamar en Yucatán.

Entrevistado la tarde de ayer martes, Sánchez Sánchez, dijo que esta temporada de captura del octópodo no pinta nada alentador para los empresarios pesqueros.

Explicó que ha tenido un acercamiento con el gobernador del estado, Mauricio Vila Dosal, para que intervenga ante el riesgo que corre la pesquería del pulpo, primero por el cierre de los mercados internacionales, que es un problema prácticamente mundial, segundo la burocracia de las empresas como la Cofepris, Conapesca y Secretaría de Economía y desde luego de las autoridades federales que nos dan seguridad en el manejo de nuestros productos.

Los mercados de Europa y Asia están cerrados, hay poca demanda, motivo por el cual tenemos que ser analíticos, los empresarios pesqueros sabemos que hay embodegado de la temporada pasada que hay que desplazarlas a los mercados, este pulpo se compró la temporada pasada a más de 120 pesos kilo y ahora se pretende que abra de 30 a 40 pesos el kilo de la especie; de entrada hay pérdida para los empresarios pesqueros.

Por otro lado las dependencias como la Cofepris, Conapesca y Secretaría de Economía, desde hace dos años están exigentes con los empresarios, tratando de hacer más difícil la movilidad del producto, esto era antes de la pandemia, ahora las normas sanitarias se recrudecen, ofreciendo pocas oportunidades de manejar el producto aun cuando tenemos plantas certificadas para el manejo de la especie para exportar a mercados internacionales.

Pero aún falta la logística para el traslado del producto a los mercados nacionales por la carretera, debido a que es bien sabido que los tráileres han sido blancos de robos del producto cuando se realizan traslados a los mercados como la Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Sinaloa, es cuando se requiere del apoyo de la Guardia Nacional para brindarles seguridad en las carreteras federales.

En temporadas pasadas los empresarios pesqueros hemos sido víctimas de robos a nuestros cargamentos, inclusive el año pasado fueron asaltadas dos congeladoras del puerto, casos que aún han resuelto las autoridades de la Fiscalía.

Por estas razones los empresarios pesqueros del puerto nos hemos acercado al gobernador del estado y seguramente éste, como primera autoridad yucateca, nos apoyará haciendo llegar nuestra voz ante las autoridades correspondientes.

Realmente la situación de los pescadores dedicados a la captura del pulpo estamos conscientes que será un año atípico, debido a los efectos de la pandemia, teniendo en cuenta que hay desesperación en el sector pesquero ante el cierre de los mercados internacionales, en el caso de la Florida se cierra la puerta para las exportaciones de los productos del mar en el estado de Yucatán, debido a la pandemia lo poco que se manda a este mercado es por vía aérea y de manera muy restringida.

Debido al cierre del mercado internacional vino el desplome de los precios del mero y la suspensión de las exportaciones de productos del mar debido a que los empresarios pesqueros no tenemos mercado o cartera de clientes para comercializarle el producto, esto es en el caso del mero o de la escama y para hacer amarres para el pulpo, pesquería que está por iniciar, donde aún no tenemos carteras de clientes establecidas.

Estando a escasos cinco días del inicio de la captura del molusco se tiene conocimiento que el sector pesquero está erogando unos 50 millones de pesos y se pretende zarpar de manera escalonada unas 180 embarcaciones más 550 pesqueros dedicados a la captura del molusco.

El movimiento del sector pesquero está muy limitado ahora porque en la pesca de escama el mero negrillo está a 125 y el rojo a 100 pesos el kilo. Precio que prácticamente bajó después de la pandemia en su primera etapa, por lo que no se descarta que en la última entrada de barcos pesqueros, los empresarios y armadores tuvimos pérdidas y las embarcaciones se amarren a los muelles ante la falta de mercado.

Fuente: Inforural.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *