Radicales de la 4T alistan el mayor golpe social y económico que se haya asestado contra el campo nacional, alerta PROCCYT

COMUNICADO DE PRENSA PROCCYT.

Cristian García de Paz, Director Ejecutivo de PROCCYT, señala a SEMARNAT, CONACYT y CONAMER como responsables de la crisis alimentaria que provocará su negativa a importar y utilizar glifosato para proteger los cultivos de alimentos. 

Apunta que las decisiones autoritarias de los encargados de esas instituciones, son una afrenta al propio presidente Andrés Manuel López Obrador que ha dicho que el glifosato no se puede prohibir de golpe, porque se caería la producción de alimentos en el país.

Afirma que también representan una traición a los agricultores mexicanos que fincaron su esperanza y confianza en la 4T, con el anhelo de recibir los apoyos necesarios para hacer del campo el motor económico de México.

En una clara muestra del autoritarismo que permea en el ánimo de los nuevos grupos del poder político, y en franca desobediencia al presidente Andrés Manuel López Obrador, funcionarios del Gobierno de la 4T están por culminar el mayor golpe económico y social contra los trabajadores del campo mexicano, al impulsar la publicación del Decreto por el cual se cancela cualquier posibilidad de importar y utilizar glifosato para proteger los cultivos de alimentos, pese a que está científicamente demostrado que ese herbicida no provoca daños a la salud ni al medio ambiente.

Así lo denunció Cristian García de Paz, Director Ejecutivo de Protección de Cultivos, Ciencia y Tecnología (PROCCYT), quien consideró que las acciones promovidas por simple fundamentalismo ideológico contra el campo, por parte de grupos radicales enquistados en instituciones como la SEMARNAT, el CONACYT y la CONAMER, representan una traición a los agricultores mexicanos que fincaron su esperanza y confianza en la 4T, con el anhelo de recibir los apoyos necesarios para hacer del campo el motor económico de México.

En sustento a sus declaraciones, el directivo refirió que en el sitio web de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER) ya está publicado el proyecto de Decreto por el cual, a partir de su publicación en el Diario Oficial de la Federación y hasta el 31 de enero de 2024, se prohíbe sin haber escuchado a los agricultores, ni atender los estudios científicos que existen en México y el mundo sobre el glifosato, el uso de este herbicida que permite proteger los cultivos de alimentos.

“Estamos siendo testigos del mayor despropósito que hayan tenido autoridades federales contra el campo nacional, porque al quitarle a los agricultores su principal herramienta para proteger sus cultivos, los están condenando a la quiebra, a su desaparición, lo que tendrá graves consecuencias alimentarias para México porque sin cultivos de maíz, frijol, cítricos, tomate, café, chile, entre otras frutas, verduras y cereales, habrá escasez de alimentos, encarecimiento de los mismos, y por lo tanto, hambre”, estableció García de Paz.

El Director Ejecutivo de PROCCYT apuntó que es muy extraña la forma en que los titulares de la SEMARNAT, el CONACYT y la CONAMER se han conducido para impedir a toda costa el uso del glifosato, cuando el propio presidente Andrés Manuel López Obrador ha declarado abiertamente que no es posible prohibir ese herbicida, puesto que se caería la producción de alimentos.

Incluso, refirió, el propio presidente ha reconocido que no existe substituto del glifosato en ninguna parte del mundo. “Por lo tanto, queda claro que lo que hacen SEMARNAT, CONACYT y CONAMER es una afrenta contra el Ejecutivo Federal. No es posible que las pugnas ideológicas entre el nuevo grupo en el poder, incluso dentro del propio Gabinete, ponga en riesgo la alimentación de más de 127 millones de mexicanos”, enfatizó.

Al citar un ejemplo más del autoritarismo y la censura con que se han conducido algunas autoridades federales en este tema, hizo hincapié en que la CONAMER eliminó de su sitio web gubernamental, y por lo tanto público, el anterior proyecto de decreto presidencial que permitía la importación y uso de glifosato,  y borró más de 650 comentarios favorables que habían inscrito productores y académicos para apoyar el uso del herbicida.

Cristián García de Paz dejó claro que el campo mexicano ya no aguanta más, porque a un año de que se prohibió la importación del herbicida los agricultores están indefensos, e incluso, a merced de la “agropiratería” que les ofrece productos no autorizados, y por lo tanto de alto riesgo para la salud y el medio ambiente. “Es urgente que la SEMARNAT revierta su prohibición; los focos rojos ya se encendieron en el agro, y la producción de alimentos está en grave riesgo”, reforzó.

Para concluir, refrendó que los opositores al glifosato han montado una estrategia de mitos y mentiras para hacerle creer a la población que el herbicida causa enfermedades y daños ambientales: “A diferencia de los agricultores que siembran desarrollo económico para el país, los detractores están sembrando miedo entre la población. Su ímpetu basado en una cuestión estrictamente ideológica, dogmática, desechando las evidencias científicas que existen en todo el mundo, ha colocado en un punto de quiebre la anhelada seguridad alimentaria nacional”, asentó.

Por ello, hizo un llamado para que tanto funcionarios federales como los autodenominados grupos ambientalistas dejen de lado su postura cerrada, sesgada y parcial, y con apertura y seriedad dialoguen con investigadores, agricultores y empresas del sector, y escuchen los resultados de las investigaciones científicas que durante más de 40 años se han realizado en el mundo en torno al glifosato, que demuestran que no existen evidencias de los daños que se le atañen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *