23.5 C
Chihuahua
domingo, junio 26, 2022

Reporte de la USDA sobre la producción anual de cítricos de México: Naranja fresca

Se pronostica que la producción de naranja en la campaña comercial (MY) 2020/21 se recuperará parcialmente después de que la sequía diezmara la cosecha del año pasado en casi un 40 por ciento. Los efectos residuales en la salud del suelo y las bajas inversiones de los productores en la rehabilitación de huertos prohibirán la recuperación total de la producción. Es probable que la falta de apoyo gubernamental para la recuperación de la sequía, los insumos de producción y la mitigación de plagas impida un crecimiento significativo del sector en los próximos años. Si bien se pronostica un consumo de naranja más alto que la campaña anterior, se pronostica por debajo de los niveles promedio debido a los efectos en curso de las medidas sanitarias de COVID-19. El sector hotelero, restaurantero e institucional (HRI) en México se ha visto muy afectado por la pandemia con restricciones de capacidad aún vigentes y se han producido cierres permanentes importantes. Como resultado, se espera que se envíe un mayor porcentaje de fruta a la industria de procesamiento.

Naranja fresca

Área plantada

La superficie plantada de naranjas para la campaña de comercialización 2020/21 (noviembre / octubre) se pronostica en 343.108 hectáreas (ha), un pequeño aumento con respecto a la anterior, ya que los productores continúan enfrentando los efectos del suelo y los huertos de la grave sequía. Los efectos financieros de la pandemia de COVID-19 en curso se han reducido significativamente, los flujos de caja del productor y su capacidad para rehabilitar los naranjos. La recuperación de la sequía del año pasado y los cambios permanentes en los patrones climáticos se espera que afecten la producción de naranja más que la de otros cítricos, ya que muchos naranjos son viejos y requieren más energía para producir frutos. Además, muchos de los pequeños productores carecen de tecnología de riego y tienen malas prácticas de manejo de cultivos, lo que agrava desafíos de producción. Los grandes productores suelen tener infraestructura de riego, aplican fertilizantes con regularidad y llevar a cabo buenas prácticas agrícolas. La falta de apoyo gubernamental para la recuperación de la sequía, los insumos de producción y la mitigación de plagas, probablemente evitarán un crecimiento significativo del sector en los próximos años.

La naranja es la fruta cítrica más plantada en México, y el estado de Veracruz representa 50 por ciento del área total plantada. Su alta elevación, suelo rico en nutrientes y alta humedad lo hacen ideal para la producción de cítricos. Otros estados productores importantes incluyen Tamaulipas, Nuevo León, Puebla y Sonora, los cuales se espera que tengan una producción más alta que el año anterior debido al buen clima durante la temporada de crecimiento.

Los rendimientos nacionales para la campaña de comercialización 2020/21 se pronostican en 13,3 toneladas métricas por hectárea (TM / ha). Los rendimientos difieren, dependiendo ampliamente de la región de producción debido al clima, la frecuencia de aplicación de fertilizantes y pesticidas, densidad de árboles y calidad del suelo.

Producción

El pronóstico de producción posterior a la naranja para la campaña comercial 2020/21 es 4.01 MMT, un aumento del 58 por ciento con respecto al MY anterior debido a un retorno a las condiciones climáticas normales en Veracruz, y en base a información de fuentes de la industria. Esta previsión no considera información oficial del Servicio de Información Agroalimentario y Pesquero (SIAP), basado en la falta de esfuerzos de recolección de datos precisos y capacidades reducidas debido a la Pandemia COVID-19 para realizar levantamientos robustos del sector. México produce Valencia, Lane Late, Variedades Navel y Navelina, y la cosecha se produce de noviembre a mayo.

A la fecha, la pandemia de COVID-19 no ha afectado la producción de cítricos en todo el país, ya que el sector agrícola fue considerado esencial por el gobierno federal. Los productores han adoptado una serie de precauciones y medidas de seguridad en el campo; así como las restricciones de distancia entre los trabajadores mientras cosechan y turnos adicionales en las plantas de empaque de frutas para reducir la presencia de empleados en el edificio a tiempo dado. Las cadenas de suministro consistentes y estables han permitido un amplio suministro y precios estables para consumidores finales.

Plagas

México sigue enfrentando desafíos con el dragón amarillo o Huanglongbing (HLB). La enfermedad, causada por bacterias introducidas por psílidos, hace que los cítricos produzcan frutos deformes y parcialmente verdes (el sabor no suele verse afectado, pero no se comercializa para el consumo fresco). La primera detección en México fue en 2009, y desde entonces, el Servicio Nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA)

ha implementado un programa de seguimiento de la enfermedad. Se ha detectado en todo México en áreas de producción de cítricos. Estados productores, incluidos Veracruz, Tamaulipas, San Luis Potosí y Nuevo Leon, han tenido detecciones de HLB. En 2019, Baja California tuvo detecciones positivas a lo largo del Región fronteriza con California / México.

Consumo

El pronóstico para el consumo de naranja de la campaña 2020/21 es de 1,97 MMT, un 23 por ciento más que el anterior, pero con niveles por debajo del promedio debido a los efectos en curso de las medidas sanitarias por COVID-19. En México este sector se ha visto muy afectado por la pandemia, con restricciones de capacidad limitadas aún vigentes y se han producido cierres permanentes importantes.

La naranja es el principal fruto cítrico dulce que se consume en México, con un consumo anual per cápita de 37,4 kilogramos. El uso de la naranja es principalmente para jugo recién exprimido que se vende en las tiendas de comestibles y en puestos de la calle. Se ha observado una tendencia hacia niveles más altos de ventas de jugo fresco envasado. La disponibilidad de la naranja fresca en el mercado nacional depende en gran medida del volumen de naranjas enviadas para su procesamiento, ya que los productores generalmente obtienen mayores ganancias vendiendo a los procesadores de jugo para su exportación a los Estados Unidos.

Comercio

El pronóstico posterior a la exportación para la campaña comercial 2020/21 es de 61.000 toneladas, debido a la fuerte demanda de consumo estadounidense de productos frescos. La mayoría de las naranjas enviadas a los Estados Unidos son naranjas Navel cultivadas en Sonora, ya que el estado está libre de mosca de la fruta. La previsión para las importaciones de la campaña 2020/21 es de 30.000 TM. México importa naranjas frescas exclusivamente de los Estados Unidos, principalmente para consumo fresco en la región fronteriza, y para compensar la escasez de suministro de procesamiento.

Las importaciones de naranjas frescas (HS 0805.10) de los Estados Unidos no están sujetas a ningún arancel, gracias al Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA) y está sujeto a inspección fitosanitaria.

EXTRACTO DEL REPORTE ORIGINAL EN INGLÉS

Naranja fresca. USDA.

Fuente; Inforural

Artículos relacionados

Categorias

DEL ARCHIVO

PUBLICIDAD