Lamentable, eliminación del subsidio a la pesca

Campeche.

El secretario de Pesca y Acuacultura, Raúl Uribe Haydar, lamentó la eliminación de los estímulos fiscales a la gasolina ribereña y el diésel marino por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pero remarcó que el Gobierno del Estado no está para intervenir a favor de empresas privadas, sino abonar en la gestión de mejores condiciones para mejorar la producción pesquera, en tanto que el presidente de la CANAINPESCA, Francisco Romellón Herrera, señaló que esta medida afecta seriamente al sector pesquero y acuícola, pues el combustible representa hasta el 70 por ciento del costo total de operación de las embarcaciones y granjas acuícolas y vaticina una paralización de la flota pesquera.

Uribe Haydar afirmó que la determinación de la SHCP es un tema que no solo afecta a los camaroneros del Estado de Campeche, sino a la pesca de ribera, entre los que se encuentran los pescadores en pequeño, pero expresó que entre las atribuciones del Gobierno del Estado no está controlar los impuestos que generan los combustibles, ni tampoco el expendio de gasolina y de energéticos.

“Es una determinación de un crédito fiscal que se les daba para el tema del diésel marino y gasolina ribereña, de una inversión de más de mil 600 millones de pesos para la pesca de altura, de los cuales 180 millones de pesos para el sector camaronero en todo el país”.

El funcionario estatal dijo no estar de acuerdo con esta medida del Gobierno Federal, ya que comentó que la preocupación del sector es mejorar la producción de las especies, pero señaló que ya fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Expresó que la eliminación del estímulo fue a consecuencia de la ampliación del programa Bienpesca este año, en donde se pasó de 300 millones a mil 300 millones de pesos en el apoyo directo a los pescadores de altura.

Uribe Haydar comentó que una de las exigencias primordiales del productor es que el diésel marino y la gasolina ribereña tengan precios competitivos con otros países, ya que señaló que comparado con Estados Unidos y países del Centroamérica, en México el combustible es el más caro de toda América.

Dijo que el Gobierno del Estado no está para intervenir a favor de empresas privadas, “al final de cuentas no dejan de ser los armadores empresarios y ellos tendrán sus determinaciones y estamos para mejorar las condiciones para que se siga produciendo especies pesqueras”.

Señaló que hace unos meses el Gobierno Federal, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) y la Secretaría de Bienestar, realizó un censo general en todas las comunidades pesqueras de la geografía estatal para entregar los apoyos al sector pesquero, pero sin reglas de operación y no se está tomando en cuenta los permisos de pesca y quienes realmente se dedican a esta actividad.

SECTOR EN DESVENTAJA

Romellón Herrera consideró poco acertado que se diga que el estímulo a los combustibles pesqueros es una carga para el Gobierno, cuando es un mecanismo fiscal que genera múltiples beneficios económicos y sociales en la actividad y en el propio sistema hacendario.

Sostuvo que los altos costos de los energéticos en México, pone en desventaja al sector local frente a los competidores internacionales.

“Los precios bajos en el mercado del crudo no han beneficiado a los productores mexicanos. Mientras que en México el precio promedio del diésel es de 18.73 pesos por litro, en Estados Unidos es de 5.96 y en Ecuador, con quien estamos a punto de firmar un tratado comercial, 6.07, los estímulos a los combustibles sí benefician directamente a los pescadores y acuicultores”, sentenció.

Enfatizó que un precio competitivo de los energéticos garantiza que las embarcaciones y granjas operen y generen empleo permanente para los 300 mil pescadores y acuicultores, detonando más de dos millones de empleos indirectos.

Significó el apoyo de siete mil 200 pesos anuales que otorga el Bienpesca, aseveró que no cubre las necesidades más elementales de un pescador o acuicultor, como alimentación, salud, educación y bienestar durante el resto del año.

“El combustible es el principal insumo para la actividad, y al ser incosteable su adquisición, el sector se verá obligado a parar con repercusiones serias en pérdidas de empleo, suministro de alimentos, derrama económica en los 263 municipios costeros, pagos de impuestos y derechos”, alertó, y agregó que tendrá un impacto en la paz social de comunidades donde la pesca y la acuacultura son la única opción viable, digna, productiva y legal de sustento para las familias.

Romellón Herrera pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador reconsiderar la medida, generar condiciones necesarias para reactivar al sector pesquero y acuícola, y reducir las asimetrías frente a los competidores comerciales. De lo contrario, anticipó que el sector quedará paralizado.

“Solicitamos tener acceso a un precio competitivo del diésel marino y la gasolina ribereña para impulsar nuestra actividad y seguir cumpliendo con la encomienda de llevar alimentos saludables al alcance de todos los mexicanos, generar empleos y bienestar social”, concluyó.

Fuente: Político.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *